Wolf-Hirschhorn no es un señor. De hecho, son dos de los investigadores que describieron este síndrome en los años 60 del siglo XX. Se trata de una de las denominadas enfermedades raras que causa, entre otras alteraciones, discapacidad intelectual y convulsiones, además afecta a más niñas que niños.