EFERío de Janeiro

Cientos de policías ocuparon este miércoles varias favelas de la ciudad brasileña de Río de Janeiro dominadas por narcotraficantes y milicias parapoliciales, en el marco de un nuevo proyecto de pacificación impulsado por el Gobierno regional.

El operativo más ostensivo tuvo lugar en la favela de Jacarezinho, situada en el norte de Río y escenario el 6 de mayo de 2021 de una sangrienta acción policial contra el narcotráfico que terminó con 28 muertos, 27 de ellos civiles presuntamente sospechosos y 1 policía.

Unos 1.200 uniformados, entre ellos agentes de las fuerzas especiales, incursionaron en las laberínticas calles de Jacarezinho, controladas por traficantes de drogas, para cumplir 42 órdenes de prisión y 13 de allanamiento, y tomar el control de la zona.

La Policía Militar de Río, la ciudad más turística de Brasil, informó en una nota que, además de "la recuperación del territorio" de Jacarezinho, también ocupará las comunidades que están a su alrededor, como la de "Manguinhos, Bandeira II y Conjunto Morar Carioca".

Más tarde, otro centenar de efectivos invadió las favelas de Muzema, Tijuquinha y Morro do Banco, en la zona oeste de la capital fluminense y todas ellas bajo dominio de milicias integradas por policías, en activo o retirados, corruptos.

Hasta el momento no ha habido registro de tiroteos durante las ocupaciones y han sido detenidas una treintena de sospechosos, la inmensa mayoría en las tres barriadas de la zona oeste de Río, de acuerdo con el balance preliminar de las autoridades.

La intención del Gobierno de Río con ese proyecto, bautizado como "Ciudad Integrada", es reformular las "Unidades de Policía Pacificadora" (UPP), una iniciativa creada en 2008 mediante la cual se instalaron dependencias policiales permanentes en favelas conflictivas.

Sin embargo, esa política de "pacificación" no se tradujo en una mejoría sustancial de las condiciones de vida de la población local y fue perdiendo peso a medida que se agravaba la crisis económica y se multiplicaban los casos de corrupción en la región.

Ahora, el gobernador de Río, Claudio Castro, pretende impulsar "un gran proceso de transformación" de las favelas del estado de Río.

"Las operaciones de hoy son apenas el comienzo de ese cambio que va mucho más allá de la seguridad", afirmó en sus redes sociales Castro, quien adelantó que el próximo sábado detallará el proyecto.

La iniciativa también servirá de modelo "para otros importantes lugares que sufren con la ausencia de servicios y programas", de acuerdo con el gobernador.

El proyecto "Ciudad Integrada" señala que, a partir de ahora, los uniformados se encargarán de patrullar las calles e investigar sobre el terreno para desarticular las bandas criminales que operan en la zona, lo que también se combinará con acciones públicas de índole urbanística y social.