EFEManagua

La Policía de Nicaragua acusó hoy de "terrorista" al líder campesino Medardo Mairena, quien participa en el diálogo para superar la crisis sociopolítica del país y que fue arrestado este viernes en el Aeropuerto Internacional de Managua como responsable del "asesinato" de cuatro policías.

La Policía nicaragüense afirmó en un comunicado que Mairena "es el responsable directo de la masacre y asesinatos de cuatro compañeros policías y un maestro de primaria como resultado de ese cobarde acto terrorista".

Los cuatro policías y el maestro fallecieron el jueves en el municipio de Morrito, en el sureste de Nicaragua, en un tiroteo entre agentes de seguridad y personas que protestaban contra el Gobierno de Daniel Ortega.

"Este criminal es uno de los cabecillas de la organización e instalación de los tranques (bloqueos de vías) en todo el territorio nacional, desde donde terroristas encapuchados con armas de fuego azotaban a los pobladores", agregó la Policía nicaragüense.

Las acusaciones de la Policía de Nicaragua contrastan con los señalamientos de la Comisión Interamericano de Derechos Humanos (CIDH) y de la Oficina Regional para América Central del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH), que han responsabilizado al Gobierno de Ortega por graves violaciones a los derechos humanos.

La CIDH ha señalado "asesinatos, ejecuciones extrajudiciales, malos tratos, posibles actos de tortura y detenciones arbitrarias cometidos en contra de la población mayoritariamente joven del país", lo que el Gobierno de Nicaragua rechaza.

Mairena fue arrestado junto con otro líder campesino, Pedro Mena, al ingresar al Aeropuerto Internacional Augusto C. Sandino, cuando se disponían a viajar fuera del país, según la Alianza, que no especificó el destino de los campesinos.

Esta es la primera vez que miembros del diálogo nacional son arrestados por el Gobierno de Nicaragua, lo que le daría ventaja a al presidente Daniel Ortega en las negociaciones para superar la crisis.

Tanto la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH), como el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), criticaron la decisión de la Policía, pues no consideran a Mairena como un terrorista, sino un campesino que le ha reclamado durante 5 años a Ortega por negociar sus tierras con el empresario chino Wang Jing, para construir un canal interoceánico.

Nicaragua atraviesa la crisis sociopolítica más sangrienta de su historia en tiempos de paz, y la más cruda desde la década de los años 1980, también con Ortega siendo presidente, y que ha dejado más 350 muertos, según organismos humanitarios.

Las protestas contra Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, se iniciaron por unas fallidas reformas a la seguridad social y se convirtieron en un reclamo que pide la renuncia del mandatario, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción en su contra.