EFENueva Delhi/Dacca

Al menos 74 personas murieron y millones de personas se han visto afectadas por las intensas lluvias que azotan el norte de la India y el vecino Bangladesh desde hace poco más de una semana, mientras los equipos de rescate prosiguen el desalojo de la población en peligro por las inundaciones.

En el estado norteño indio de Arunachal Pradesh, al menos 8 personas fallecieron desde que comenzaron las intensas lluvias hace diez días, informó este lunes a Efe el subdirector de la Autoridad Estatal de Gestión de Desastres de la región, Papang Dnggong.

Por su parte, la Autoridad Estatal de Gestión de Desastres de la nororiental región de Assam (ASDMA, en inglés) reportó 23 muertes, seis de ellas en su último boletín, desde mediados de mayo, cuando las lluvias se volvieron torrenciales.

Además ASDMA informó de casi 800.000 personas y 270.000 animales afectados por las precipitaciones en más de 2.000 poblaciones en 22 distritos de Assam, donde se han desplegado más de 420 campamentos de acogida y centros de distribución de ayuda.

Otras 33 personas perdieron la vida en 16 distritos de la región norteña india de Bihar, a causa de las tormentas eléctricas y relámpagos, según adelantó el viernes en las redes sociales el jefe de gobierno del estado, Nitish Kumar.

El Departamento de Meteorología indio lanzó un aviso de tormentas eléctricas en las próximas 24 horas sobre al menos cinco regiones del norte de la India, además de Nueva Delhi, donde esta mañana una tormenta acompañada de fuertes vientos y lluvias torrenciales dejó numerosas zonas inundadas y árboles caídos en las carreteras.

BANGLADESH

Por su parte, las fuertes lluvias durante los últimos días causaron en el vecino Bangladesh la muerte de al menos 10 personas y la evacuación a refugios de otras 10.000, según apuntó este lunes a Efe Mosharraf Hossain, jefe administrativo de la localidad de Sylhet, una de las más afectadas por las inundaciones.

El funcionario calcula que unas dos millones de personas se vieron afectadas por las intensas precipitaciones, y anotó que aunque "ahora la situación de las inundaciones está mejorando ligeramente", dos de los ríos principales del país, Surma y Kushiyara, "todavía fluyen por encima del nivel de peligro".

Estos incidentes meteorológicos son habituales en el Sur de Asia en la época de monzón, entre mayo y septiembre, cuando suelen causar centenares de muertos y millones de afectados en la región.