EFENaciones Unidas

Los vacíos en los datos sobre refugiados, solicitantes de asilo, migrantes y desplazados internos ponen en peligro la vida y el bienestar de millones de niños, advirtieron agencias de las Naciones Unidas y otros organismos.

"Las brechas en la información socavan fundamentalmente nuestra capacidad para ayudar a los niños", señaló el director de Datos, Investigación y Política de la Unicef, Laurence Chandy, en un comunicado difundido hoy.

Unicef, el alto comisionado de la ONU para los refugiados (ACNUR), la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), la oficina comunitaria de estadística Eurostat y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) difundieron un informe con un "Llamado a la acción" en el que resaltan la importancia de los datos para comprender los patrones de migración y promover políticas de apoyo a grupos vulnerables como los niños.

El documento indicó que para 2016 se estimaba que 28 millones de niños vivían en desplazamiento forzado, pero advirtió que la cifra real puede ser mucho más alta.

Además, reveló que existen registros de edad solo para el 56 % de la población refugiada bajo mandato de la ACNUR, según destaca la nota de prensa.

Mientras que solo el 20 % de los países o territorios con datos sobre desplazamiento interno por conflicto tiene información desglosada por edad.

Para el caso de los migrantes, una cuarta parte de los países y territorios no tiene estadísticas separadas por edad.

"Los niños migrantes, particularmente los que migran solos, son en ocasiones blanco fácil de aquellos que les harían daño", agregó Chandy, quien aseguró que no pueden mantener seguros a esos niños ni proveerles servicios vitales tanto en su tránsito como en su lugar de destino si no conocen quién, dónde y qué necesitan.

Por ello, urge a los Estados a que llenen esos vacíos en la información y a mejorar la cooperación.

El informe apuntó igualmente que en 2016 más de 12 millones de niños en todo el mundo vivían como refugiados o solicitaban asilo, y que otros 23 millones sufrían desplazamiento interno, en su mayoría como consecuencia de un conflicto o de desastres naturales.

No obstante, la verdadera cifra de niños expulsados de sus hogares aún se desconoce ante las brechas en los informes y los datos, añade el comunicado.

Los organismos advierten que ante la ausencia de información confiable, los riesgos y la vulnerabilidad que enfrentan los niños en movimiento permanecen ocultas y por lo tanto desatendidas.

El comunicado señala que la necesidad de una mejor información y análisis de datos está incluida en el Pacto Mundial para una Migración Segura, Regular y Ordenada que la ONU prevé aprobar este año.

Ese pacto, no vinculante y preparado por México y Suiza, abarca una amplia lista de compromisos para proteger a los migrantes durante sus viajes y para mejorar sus condiciones de vida, pero también para abrir más vías de inmigración regulada o luchar contra la discrminación.

También se aborda esta situación en el Pacto Mundial sobre Refugiados, que se espera sea presentado en septiembre próximo durante la Asamblea General.