EFEBuenos Aires

Diversas personalidades y organizaciones LGBT en Argentina recibieron con una mezcla de escepticismo y entusiasmo las palabras del papa Francisco, quien en un reciente documental se pronunció a favor de las uniones civiles entre personas del mismo sexo.

"Los homosexuales tienen derecho a estar en una familia. Lo que debe haber es una ley de unión civil, de esa manera están cubiertos legalmente", afirmó el pontífice en una de las frases a lo largo del documental "Francesco", estrenado este miércoles en el Festival de Cine de Roma.

En declaraciones a Efe este jueves, María Rachid, integrante de la comisión directiva de la Federación Argentina LGBT (FALGBT), estas afirmaciones del papa suponen "una estrategia de la Iglesia católica para evitar, como institución, el avance del matrimonio igualitario".

Para Rachid, las palabras del pontífice pueden "significar un alivio para muchas familias", ya que contribuirá a que en algunos países se habilite "la discusión y el avance por legislaciones que puedan reconocer derechos concretos para estas familias", aunque la intención de fondo es "obstaculizar" el matrimonio entre personas del mismo sexo.

"Esto lo sabemos porque sucedió acá en Argentina, el mismo papa Francisco, en aquel momento el cardenal (Jorge) Bergoglio, insistía con la posibilidad de avanzar por la unión civil para evitar que se apruebe en Argentina el matrimonio igualitario. Ahora está haciendo exactamente lo mismo a nivel internacional, para evitar que algunos países que están avanzando en la igualdad alcancen el matrimonio igualitario", afirmó.

En iguales términos se pronunció la FALGBT, que en un comunicado denominado "Ni un paso atrás: Los mismos derechos con los mismos nombres" subrayó que las palabras del papa Francisco pretenden "impedir el acceso a la igualdad".

"Para la Federación Argentina LGBT+, la Ley de Unión Civil es una ley de "Apartheid", que perpetúa la discriminación y la violencia hacia nuestra comunidad", señaló la federación en el texto, haciendo énfasis en que el Estado debe reconocer "los mismos derechos con los mismos nombres".

"Que el Estado reconozca la igualdad ante la ley, que reconozca la igualdad jurídica y de oportunidades es un mensaje que también es fundamental para trabajar contra la discriminación y la violencia en nuestra vida cotidiana", destacó la FALGBT.

Opinión muy distinta es la que sostuvo este jueves Hebe de Bonafini, cofundadora de la asociación Madres de Plaza de Mayo, quien calificó de "bomba" las palabras del pontífice a favor de la unión civil entre personas homosexuales.

"Esto de ayer fue una bomba, porque el mundo entero está hablando, y él lo hace con tanta humildad, tanta seriedad y tanta riqueza...", afirmó durante una ronda virtual de las Madres de Plaza de Mayo.

En opinión de De Bonafini, Francisco "viene sorprendiendo desde que asumió como papa" y fue dando pasos que para la Iglesia eran "inesperados", por lo que sus palabras en el documental la pusieron "muy contenta".

"Él va haciendo cosas para las que el Vaticano no estaba preparado. Tiene en algunas cosas mucha soledad, no es fácil", reconoció.