EFEWashington

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, asumió este viernes como mandatario su responsabilidad en los casos "intolerables" de maltrato a migrantes en la frontera con México y prometió que habrá "consecuencias" hacia quienes los cometieron.

En declaraciones a los periodistas tras un discurso sobre el proceso de vacunación contra la covid-19, Biden reconoció que fue "horrible" ver las imágenes de agentes fronterizos persiguiendo desde sus caballos a migrantes o agrediéndoles con correas.

"Habrá consecuencias", prometió el mandatario estadounidense, quien reconoció que es lo sucedido es una "vergüenza", pero además es "peligroso y está mal".

"Simplemente no es lo que somos", dijo el presidente estadounidense, para quienes estas imágenes envían un mensaje "erróneo" al mundo y al país.

Con estas palabras Biden comentó por primera vez las polémicas imágenes que se han visto esta semana de policías fronterizos persiguiendo e incluso amenazando con látigos o correas a migrantes en la frontera con México.

Miles de migrantes, en su mayoría haitianos, han cruzado la frontera en la zona de Del Río y han acampado en las últimas semanas debajo de un puente.

El Gobierno de Estados Unidos ha deportado ya, según datos de la administración haitiana, a 1.324 migrantes.

El enviado especial de EE.UU. en Haití, Daniel Foote, presentó ayer su renuncia en protesta por el trato "inhumano" a los migrantes en la frontera y por la política de deportaciones.

El Gobierno de Biden criticó a Foote y negó que hasta la fecha hubiese expresado preocupación por los migrantes, y la "número dos" del Departamento de Estado, Wendy Sherman, fue más allá y aseguró que Foote había llegado a proponer el despliegue de tropas estadounidenses en Haití.