EFELa Paz

Bolivia registró 9.057 nuevos casos positivos y 37 decesos por la covid-19 que elevaron a 763.392 los contagios y a 20.291 los fallecimientos acumulados desde marzo de 2020, en medio de la cuarta ola que azota al país.

Santa Cruz, la mayor región boliviana y la más golpeada por la pandemia, reportó la mayoría de nuevos contagios, con 2.718, seguida por Cochabamba con 2.222, Chuquisaca con 1.205 y Tarija con 1.118, según el último informe del Ministerio de Salud.

La Paz registró 804 nuevos contagios y en los otros cuatro departamentos las cifras oscilaron entre 113 y 418, indica el informe.

Los casos activos actualmente son 138.455 y el acumulado de pacientes recuperados es de 604.646, agrega.

Según las autoridades sanitarias, la tasa de letalidad en esta cuarta ola es del 0,6 %.

El informe también detalla que hasta el momento 5.494.299 personas han recibido la primera dosis de vacunas anticovid, otras 3.962.684 la segunda y 994.936 fueron inmunizadas con fármacos unidosis.

Además, 762.158 mayores de 18 años y personas con enfermedades de base han recibido terceras dosis de vacunas como refuerzo.

Según el informe, 642.393 adolescentes de 12 a 17 años recibieron primeras dosis y 399.360 completaron el esquema de vacunación, mientras que 452.495 niños de 5 a 11 años han sido inmunizados con primeras dosis y 103.662 con segundas.

La inmunización comenzó en Bolivia a finales de enero de 2021 por etapas hasta incluir desde diciembre a menores de 5 a 11 años, con una población "vacunable" calculada en unos 10,2 millones de personas de los cerca de 11 millones y medio de habitantes que tiene el país.

Los contagios empezaron a dispararse en las últimas semanas de 2021 y la semana anterior se registraron nuevos récords diarios al superar los 14.000 casos durante tres días seguidos.

Desde esta jornada está autorizada la venta en el país del antiviral molnupiravir para el tratamiento de la covid-19, recordó el Ministerio de Salud en una nota de prensa.

El fármaco "está aprobado como terapia para pacientes leves y/o moderados que contrajeron la covid-19" y "por ningún motivo se puede considerar" que "sustituye el efecto preventivo que generan las vacunas", remarca el comunicado.

A partir del próximo 26 de enero debe volver a regir la exigencia del carné de vacunación para entrar a sitios concurridos, aunque el Gobierno analiza flexibilizar esta medida ante el rechazo de grupos antivacunas y algunos sectores afines al oficialismo.