EFEAsunción

Cientos de campesinos paraguayos volvieron a marchar este miércoles por el microcentro de Asunción, esta vez con parada en la Defensoría del Pueblo y el Ministerio Público, para exigir al Gobierno el cumplimiento de sus promesas y la reactivación de la agricultura familiar.

Los miembros de la Coordinadora Nacional Interseccional (CNI) reclaman al Ejecutivo el cumplimiento de la Ley 6669, que establece una transferencia de 16 millones de dólares para la agricultura familiar.

En los últimos meses de 2020, los campesinos lograron que el Gobierno y el Congreso redireccionaran 25 millones de dólares del presupuesto del Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC) al Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG); de esa cifra, unos 15 millones serían transferencias directas a los campesinos.

La CNI exige por estos días ese dinero, mientras que el MAG asegura que el presupuesto se está ejecutando y mantiene su disposición para dialogar con los labriegos.

En sus protestas de este miércoles, los campesinos expresaron frente a la sede de la Fiscalía su rechazo ante los desalojos de más de 800 comunidades campesinas e indígenas.

Al igual que los campesinos, los camioneros mantienen su paro en la Costanera de Asunción, e insisten en que la única vía para retirarse es la aprobación de la ley de fletes.

En la sesión extraordinaria del martes, en la que debía tratarse su votación en particular, el Senado devolvió el proyecto a comisiones para su estudio, después de que el Ejecutivo creara por decreto un Comité Técnico del Transporte Terrestre de Carga.

Por su parte, los médicos y los docentes, que también se manifestaron durante la jornada del martes, levantaron este miércoles sus protestas.

Los profesores consiguieron que la Cámara de Diputados aprobara el martes el proyecto de ley de consolidación económica y contención social, en el que se exceptúa a los docentes y al personal de salud de la suspensión de aumentos salariales.

No obstante, esa decisión debe pasar todavía por la Cámara de Senadores.

Del mismo modo, el personal sanitario recibió por parte del Ministerio de Hacienda la promesa de estudiar su reclamo sobre la equiparación salarial y decidieron levantar la protesta.