EFEBogotá

Las autoridades colombianas capturaron en varias ciudades del país a seis personas que supuestamente hacen parte de una red de narcotraficantes vinculada con la mafia italiana de la "'Ndrangheta", informó este viernes la Fiscalía.

Las redadas tuvieron lugar simultáneamente en las ciudades caribeñas de Barranquilla y Cartagena (norte), al igual que en Cali (suroeste), detalló la Fiscalía en un comunicado.

Entre los capturados está Luis Antonio Mesa Obando, pedido en extradición por un juez de Nueva York por delitos relacionados con el narcotráfico.

Mesa, que ya había sido detenido en 2011 y extraditado a Holanda por el mismo delito, fue puesto a disposición de la Oficina de Asuntos Internacionales de la Fiscalía para coordinar, junto con la Cancillería y la embajada de Estados Unidos en Colombia, la entrega a la justicia de ese país.

Los otros detenidos fueron identificados por la Fiscalía como Eduardo René Martínez Meyer, Rodrigo Valera Argotti, Gustavo de Jesús Bru Liñan, Rubén Darío Murillo Mesa y Joan Mauricio Valencia Ríos.

A los detenidos la Fiscalía los acusa de "tráfico, porte y fabricación de estupefacientes y concierto para delinquir agravado", añadió la información.

CONTACTOS EN EUROPA

Según la investigación, los narcotraficantes supuestamente eran los encargados de transportar cocaína para el Clan del Golfo y las mafias italianas.

El Clan del Golfo nació tras la desmovilización de las paramilitares Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) en 2006 y se convirtió en la banda criminal más grande del país, dedicada al narcotráfico, las extorsiones y la minería ilegal, principalmente.

La Fiscalía explicó que la cocaína traficada por estos grupos provenía de laboratorios ubicados en zonas selváticas de los departamentos de Norte de Santander (fronterizo con Venezuela), Bolívar y Magdalena, estos últimos en la región caribe.

Los alijos eran transportados en camiones y autobuses hasta zonas costeras de La Guajira (norte) y a los puertos caribeños de Barranquilla y Santa Marta, así como al de Buenaventura, en el Pacífico, y luego enviada a Europa en contenedores de barcos, veleros deportivos e incluso lanchas rápidas.

"Al parecer, los alucinógenos serían distribuidos por la mafia italiana 'Ndrangheta en el viejo continente", dice la Fiscalía.

La desarticulación de la banda fue producto de una investigación de varios meses que incluyó entregas controladas, agentes encubiertos, búsqueda selectiva en bases de datos, vigilancia y seguimientos que permitieron la individualización de los seis integrantes de la banda de narcotraficantes.