EFESantiago de Chile

El Gobierno chileno anunció este lunes la compra de 2 millones de vacunas Moderna contra la covid-19 mientras espera su aprobación por parte del Instituto de Salud Pública, en medio de una masiva alza de casos por la propagación de la variante ómicron durante los últimos días.

"La vacuna protege, pero con el tiempo la protección empieza a debilitarse, y cuando surgen nuevas variantes como ómicron, es prudente dar un refuerzo adicional para mejorar la protección de la salud y la vida de nuestros compatriotas, esto estamos haciendo hoy día con la cuarta dosis", señaló desde Santiago el presidente, Sebastián Piñera.

A la fecha, Chile ha desplegado una de las campañas de vacunación más exitosas del mundo, con un 92,6 % de la población objetivo —más de 15 millones de personas— inoculadas con dos dosis o dosis única y 11 millones de vacunas de refuerzo ya administradas.

A partir de la segunda semana de febrero, según explicaron las autoridades sanitarias, se comenzará a aplicar una cuarta dosis con un "esquema heterólogo", que consiste en combinar distintas vacunas y que, según el ministro de Salud, Enrique Paris, ha demostrado "ser exitoso".

Chile se suma así a Israel, el primer país del mundo en apostar por la cuarta dosis, que comenzará a aplicarla a mayores de 60 años y a trabajadores de la salud cuando hayan pasado cuatro meses desde la tercera inyección.

Para la campaña de vacunación se han usado mayormente dosis del laboratorio Sinovac, pero también Pfizer, AstraZeneca y CanSino.

Moderna, al igual que la dosis del laboratorio europeo Pfizer, es una vacuna que utiliza ARNm, una de las tecnologías más avanzadas del mundo para el desarrollo de inmunidad en los sujetos; según la Organización Mundial de la Salud (OMS), tiene una eficacia del 94,1 % a 14 días de aplicada una primera dosis.

Piñera señaló además que ya existe coordinación en la materia con el presidente electo, Gabriel Boric.

"Esto lo hemos conversado con el Presidente Electo, para ver qué hay después de la cuarta dosis. No sabemos qué va a ocurrir, pero sí estamos anticipándonos y conversando con los laboratorios para que, de ser necesario, los chilenos podamos contar con todas las vacunas que sean útiles, eficaces y necesarias", afirmó.

Chile, que suma más de 1,9 millones de infecciones y más de 39.000 muertes confirmadas desde el inicio de la pandemia, disfruta de amplias libertades, tiene las fronteras abiertas desde octubre y no registra ningún municipio en cuarentena total.