EFESantiago de Chile

Chile, donde la pandemia lleva semanas estabilizada y las fronteras ya están abiertas, registró este martes 1.005 nuevos casos y 25 muertes por covid-19, lo que eleva el balance total a 543.087 casos y 15.131 fallecidos desde inicios de marzo.

"La pandemia ha sido compleja, hay comunas que les ha afectado más que a otras. Pero todos debemos cooperar, porque este virus es tremendamente contagioso", indicó la subsecretaria de Salud Pública, Paula Daza.

Las regiones con mayor aumento de nuevos casos son Coquimbo, Atacama, Metropolitana (a la que pertenece Santiago) y Magallanes, que es la puerta chilena a la Antártida y tiene además la tasa de incidencia por 100.000 habitantes más alta del país.

Actualmente, hay 695 hospitalizados, de los cuales 67 están críticos, y 8.816 pacientes están en fase activa de la enfermedad, lo que significa que pueden contagiar.

El número de pruebas realizadas en las últimas horas cayó drásticamente y apenas llegó a los 23.000 exámenes, aunque el número total de PCR realizados desde marzo ya se acerca a los 5,2 millones y convierte a Chile en uno de los países que más testea del mundo.

La tasa de positividad en las últimas 24 horas fue del 4,4 %, una cifra que se lleva manteniendo semanas. Una tasa inferior al 5 % durante dos semanas seguidas es uno de los criterios epidemiológicos que establece la Organización Mundial de la Salud (OMS) para dar por controlada la pandemia e iniciar la llamada "nueva normalidad".

Chile, que se encuentra bajo estado de excepción por catástrofe y con toque de queda hasta mediados de diciembre, registró entre mayo y junio el pico de la pandemia y desde julio se encuentra en pleno plan de apertura gradual de la economía.

La capital, durante meses el foco de la pandemia y donde la red hospitalaria estuvo a punto de colapsar, lleva desde agosto desconfinada y casi todos los negocios se encuentran funcionando en la mayoría de los barrios, aunque con restricciones de aforo y ciertas medidas sanitarias.

El país permite desde el lunes la entrada de turistas de cualquier país, aunque aquellos que procedan de países con trasmisión comunitaria de acuerdo a los criterios de la Organización Mundial de la Salud (OMS) tienen que hacer cuarentena al menos hasta el 7 de diciembre.