EFEBarco Ushuaia (Antártida)

Las 80 líderes científicas que recorren la Antártida cumplieron hoy tres días sin poder bajar a tierra debido a campos de hielo escombro, un período que transcurre entre estimulantes sesiones sobre liderazgo con zumba, teatro, yoga y hasta tejido.

En el undécimo día de la expedición, a la frustrada visita a la base estadounidense Palmer se sumaron dos intentos no exitosos de acudir a Vernadsky, la estación de investigación de Ucrania en la Antártida.

"La causa fueron hielos pequeños, que provienen de los glaciares y son muy difíciles de observar y peligrosos para el buque. Además, la costa de la base ucraniana estaba rodeada de hielo viejo, que al estar tan compactado, es muy duro y así es imposible acceder", explicó a Efe Sergio Osiroff, el capitán del barco Ushuaia.

Las 80 líderes de la ciencia zarparon el 31 de diciembre del puerto de la ciudad argentina de Ushuaia, en el marco de Homeward Bound, un programa australiano apoyado por la firma española Acciona, que busca visibilizar el liderazgo de la mujer en asuntos de interés global como el cambio climático.

Por eso, al cancelarse los "landings", las pasajeras han dedicado jornadas enteras al entrenamiento en liderazgo, fortalecimiento del trabajo en equipo y visibilidad de las mujeres, así como a la exposición de la forma en que cada una impacta de manera positiva en el mundo.

Li Wang, Binbin Wang, Beth, Anisha, Tara, Sarah, Stephanie y Carolina son algunas de las que han participado en las sesiones.

Binbin Wang emocionó a las asistentes al hablar del impacto del liderazgo femenino en la apertura en China, mientras Stephanie Langerock, quien trabaja con el Gobierno de Bélgica en sus principales programas ambientales, explicó entre lágrimas la lucha, muchas veces frustrante, por la protección de las ballenas.

Langerock usó ese mismo tema para la "colcha de retazos" que está creando el grupo en medio de la travesía.

"El objetivo es lograr una gran manta, hecha con las piezas o cuadros que cada una recree, desde una mirada individual, pero que en conjunto adquiere un nuevo significado. Es un tema de liderazgo que apunta a la construcción conjunta desde lo personal", afirmó Deborah O'Connell , una de las promotoras de Homeward Bound.

A esta actividad se sumaron las de yoga, aeróbicos y la improvisación. Esta última con el objetivo de fortalecer la capacidad de escucha que se requiere para ser un buen líder, añadió.

"En la improvisación teatral tú debes estar atento a lo que expresa el otro para actuar. Un jefe por lo general llega a mandar y ordenar y se pierde esa capacidad de escuchar para liderar y eso es lo que queremos promover entre las mujeres", insistió.

El objetivo de Homeward Bound en la travesía en la Antártida es llamar la atención sobre el papel femenino en asuntos clave para el planeta como el cambio climático, teniendo en cuenta, según sus datos, de que a pesar de que "representan el 45 % de la fuerza laboral global, las mujeres están subrepresentadas a nivel mundial en posiciones de liderazgo".

De ahí que el programa busca desarrollar en ellas habilidades estratégicas y una red sólida global que les permita acceder a un mayor grado de participación en la toma de decisiones.

Dentro de la expedición, hace dos días también fue cancelada la visita a la base Palmer porque el hielo que rodeaba la estación impidió el descenso de la numerosa comitiva.

"La costa estaba rodeada de un campo de hielo, todo escombro, compactado, lo que no generaba problemas para el buque pero sí para los botes que llevan a las expedicionarias", recordó hoy el capitán Osiroff.

Para solucionar el imprevisto, un grupo de diez personas de la base, liderado por el jefe de la estación, Bob Farrell, acudió al barco para hablar de las numerosas investigaciones que realizan allí.

La expedición Homeward Bound partió el 31 de diciembre desde Ushuaia, considerada la ciudad más austral del planeta.

El recorrido se extenderá hasta el 19 de enero y cuenta con la participación de la costarricense Christiana Figueres, destacada líder de la lucha contra el cambio climático y el empoderamiento femenino.

Homeward Bound, apoyada por la firma española de infraestructura y energías renovables Acciona, es una iniciativa global para mujeres del campo de STEMM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería, Matemáticas y Medicina) con miras a aumentar su visibilidad como líderes en el mundo.

Diana Marcela Tinjacá