EFEBogotá

La Policía y los grupos paramilitares fueron los principales responsables de violaciones a derechos humanos en Colombia durante 2021, según un informe publicado este jueves por el Centro de Investigación y Educación Popular (Cinep).

La edición 64 de la revista "Noche y Niebla" del Banco de Datos de esta ONG señala que el pasado año fueron registradas 1.472 violaciones a los derechos humanos en Colombia, cuyas víctimas fueron 830 hombres y 220 mujeres, mientras que de resto se desconoce su género.

Según la explicación conceptual de la revista, "por violación a los Derechos Humanos debe entenderse toda conducta positiva o negativa mediante la cual un agente directo o indirecto del Estado vulnera, en cualquier persona y en cualquier tiempo, uno de los derechos enunciados y reconocidos por los instrumentos que conforman el Derecho Internacional de los Derechos Humanos".

Bajo esa premisa, la Policía es la presunta responsable de 1.102 violaciones de DD.HH., los paramilitares de 286 victimizaciones, la Fiscalía de 83 y el Ejército de 73, según los datos recogidos por el Cinep.

El informe no incluye las acciones de los grupos guerrilleros, "excepto el secuestro y sus actos de intolerancia social, pues sus demás acciones violentas se tipificarán como infracciones graves al Derecho Internacional Humanitario o (...) como acciones bélicas".

El Cinep, una organización sin ánimo de lucro fundada por jesuitas y dedicada a la investigación y la educación popular constató "el evidente fortalecimiento del paramilitarismo en 2021", que se mostró a través de amenazas, 52 ejecuciones de "ciudadanos inocentes" y heridos, torturas y violencia sexual.

En general, "los hechos victimizantes que más se presentaron durante el año fueron lesiones físicas (460), detenciones arbitrarias (456), amenazas (343), ejecuciones extrajudiciales (90), torturas (46), judicializaciones arbitrarias (33), desapariciones forzadas (23), violencia sexual (16) y atentados (5)", agregó la información.

"No se puede negar que se fortalecen los vientos de guerra, que siguen los cuestionamientos al proceso de implementación de los acuerdos de paz de La Habana, el asesinato de excombatientes de las FARC-EP que son más de 300 desde 2016 y la sistemática persecución, estigmatización, judicialización y asesinato de líderes sociales", aseveró hoy la directora del Cinep, Martha Lucía Márquez, en una rueda de prensa.

Por regiones, el departamento que más registró violaciones a derechos humanos fue Santander (321), seguido de Bogotá (205), Cauca (191), Valle del Cauca (180), Boyacá (123), Cundinamarca (111) y Antioquia (79).

Márquez subrayó que están "convencidos de que un gran número de hechos violentos quedan ocultos en la memoria prohibida de las víctimas (...) o en las tumbas de este país de cementerios".

VIOLENCIA POLÍTICO SOCIAL

Durante el 2021, según el Cinep, fueron registradas 898 victimizaciones por violencia político social, que es entendida como la promovida por "la lucha en torno al poder político o por la intolerancia frente a otras ideologías, razas, etnias, religiones, culturas o sectores sociales".

En esa línea fueron asesinadas 387 personas, 206 recibieron amenazadas y 179 sufrieron lesiones físicas, además hubo 40 víctimas de rapto, 36 de atentados, 26 de tortura, 20 de secuestro y 4 de violencia sexual.

La mayoría de víctimas de este tipo de violencia fueron lideresas y líderes sociales, excombatientes de las FARC-EP, campesinos, indígenas, afros y líderes políticos de oposición.

Además, se produjeron, según el Cinep, 344 infracciones al Derecho Internacional Humanitario Consuetudinario (DIHC), que fueron cometidas en su mayoría por grupos guerrilleros (388), paramilitares (74), Ejército (38)y Policía (16).