EFESantiago de Chile

Un juez chileno condenó a penas de prisión a un total de 76 exagentes de la dictadura de Augusto Pinochet por el secuestro calificado (desaparición) de Zacarías Machuca Muñoz, una de las 119 víctimas de la llamada "Operación Colombo", informaron hoy fuentes judiciales.

Entre los condenados figura el coronel Marcelo Moren Brito, fallecido el pasado 11 de septiembre, a los 80 años y que hasta antes de esta sentencia estaba condenado a 396 años de prisión en decenas de juicios por violaciones a los derechos humanos.

Moren Brito, que fue jefe del centro de torturas y exterminio conocido como "Villa Grimaldi" y que según testimonios de supervivientes torturó personalmente y asesinó a un sobrino (Alan Bruce), fue condenado a trece años de prisión por el caso de Zacarías Machuca, según la resolución del juez Hernán Crisosto.

A la misma pena, como autores del delito, fueron condenados también los generales Raúl Iturriaga Neumann y César Manríquez Bravo y los brigadieres Pedro Espinoza Bravo y Miguel Krassnoff Martchenko, todos miembros de la cúpula de la Dina (Dirección de Inteligencia Nacional), la policía secreta de Augusto Pinochet.

Otros 39 antiguos agentes fueron condenados a diez años de presidio, también como autores del delito y 32 más a cuatro años en calidad de cómplices, mientras otros cuatro procesados fueron absueltos.

La "Operación Colombo" fue un montaje llevado a cabo en 1975 por la dictadura para encubrir la desaparición de 119 prisioneros políticos, en su mayoría miembros del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), grupo que combatió con las armas a la dictadura.

El Montaje contó con la colaboración de las dictaduras de Argentina y Brasil a través de la circulación, por una vez, de la revista "Lea" en el primer país o "O Novo día" en el segundo, en las que se publicaron los nombres de las víctimas con la afirmación de que habían muerto en purgas internas del MIR.

"Exterminados como ratones", tituló la prensa chilena de la época respecto de las víctimas, la mayoría de las cuales habían sido detenidas el año anterior.

Zacarías Machuca, un joven topógrafo de 22 años, empleado de la entonces estatal Empresa Nacional de Electricidad (Endesa), fue detenido por agentes de la Dina el 29 de julio de 1974 en su domicilio del barrio de Quinta Normal, al oeste de Santiago.

Según testimonios de supervivientes, Machuca fue llevado a un centro de torturas de la calle Londres, en pleno centro de Santiago, donde fue sometido a torturas hasta un día no determinado del mes de agosto, cuando no se supo más de él.

En el aspecto civil, el juez condenó al Estado de Chile a pagar una indemnización de cincuenta millones de pesos (unos 72.000 dólares) a cada uno de los tres hermanos de la víctima.