EFESao Paulo

El Instituto Butantan, encargado de la fabricación en Brasil de la vacuna anticovid del laboratorio chino Sinovac, afirmó este jueves que las críticas a China del presidente brasileño, Jair Bolsonaro, pueden impactar en la llegada al país de la materia prima necesaria para la producción del biológico.

El director del Instituto Butantan, Dimas Covas, anunció en una rueda de prensa la paralización del proceso de envase del inmunizante debido a un nuevo retraso en la llegada de insumos procedentes de China, un problema que atribuyó a la "falta de alineamiento" del Ejecutivo brasileño, que en los últimos días ha criticado en reiteradas ocasiones al país asiático.

"Todas las declaraciones en ese sentido tienen repercusión. Ya hemos tenido un gran problema a principios del año y estamos nuevamente enfrentando este problema", dijo Covas.

Este miércoles, Bolsonaro, sin citar explícitamente a China, insinuó que el coronavirus pudo haber sido creado en laboratorio para una "guerra química" y que el gigante asiático pudo haberse beneficiado económicamente de la pandemia.

El director de Butantan, organismo vinculado a la Gobernación del estado de Sao Paulo, sostuvo que dichas declaraciones afectan las relaciones entre los dos países y no descartó la posibilidad de que falten insumos para la fabricación en Brasil de la vacuna, ya que China viene reduciendo los plazos y volúmenes de entregas del material periódicamente.

"Entonces obviamente esas declaraciones tienen impacto y nosotros quedamos a merced de esa situación", completó Covas.

En el mismo sentido se manifestó el gobernador de Sao Paulo, Joao Doria, al calificar como "desastrosas" las declaraciones de Bolsonaro y, también, del ministro de Economía, Paulo Guedes, quien, así como declararon recientemente otros miembros del Gobierno, afirmó que los chinos "inventaron" el covid-19.

"Registro profunda preocupación con sucesivas manifestaciones de ataques a la China y al pueblo chino, por el ministro Paulo Guedes y el presidente Bolsonaro", afirmó.

"Las declaraciones desastrosas impactan en la liberación de los insumos para la producción de las vacunas contra la covid-19 en Brasil. Lamentable", agregó.

Brasil es una de las naciones más golpeadas por la pandemia, con unos 415.000 muertos y casi 15 millones de infectados, y tiene en la vacuna de Sinovac su principal inmunizante para frenar la enfermedad, ya que responde por el 75 % de todas las dosis aplicadas en el país.

En medio de la escasez de materias primas para la producción de nuevas vacunas, al menos una decena de capitales regionales volvieron a suspender este jueves la campaña de vacunación, iniciada a media marcha hace más de tres meses.

Hasta el momento, cerca de 33 millones de personas han recibido la primera dosis de la vacuna anticovid en el país, equivalentes a 15,7 % de los más de 210 millones de brasileños, mientras que unas 17 millones (8 % de la población) ya fueron inoculadas con la segunda.