EFELa Habana

Cuba sumó este sábado 8 nuevos casos de la COVID-19, todos en La Habana, que continúa como foco de la epidemia en el país y estrenó el viernes la primera de las tres fases de la reapertura gradual diseñada por el Gobierno.

Los nuevos contagios elevan a 2.369 el acumulado de positivos al virus en Cuba, de los cuales ya se han recuperado 2.227 pacientes (tres en el día), para un 94,1 % de enfermos curados, informó el director nacional de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública (Minsap), Francisco Durán, en su comparecencia televisiva diaria.

La cifra de infectados de hoy mantiene la tendencia de días anteriores (entre los 5 y 8 contagios diarios), en su gran mayoría residentes en La Habana, que acumula 55 de los 62 positivos reportados en las últimas dos semanas. El resto de los casos activos se encuentran en la cercana provincia de Mayabeque.

Mientras, los fallecidos por coronavirus en Cuba se mantienen en 86 al no haberse registrado nuevas muertes en la últimos siete días.

Los nuevos enfermos residen en seis municipios de la capital cubana y fueron detectados entre 2.635 pruebas PCR completadas la víspera, de ellas unas 1.600 aplicadas en la capital y el resto en las demás provincias de la isla como parte de estudios en comunidades de riesgo.

Siete son contactos de otros casos confirmados y solo en uno no se precisa aún la fuente de infección. La mitad no presentaban síntomas en el momento de realizar el test.

En hospitales cubanos permanecen ingresados 145 pacientes, 54 casos activos del virus de los que dos se encuentran graves y el resto evoluciona sin complicaciones.

Otras 142 personas se mantienen aisladas en sus hogares, por ser considerados sospechosos de portar la enfermedad.

La Habana, considerada aún el epicentro de la epidemia en el país a pesar del bajo número de casos actuales, fue el último territorio de la isla en flexibilizar la restricciones para enfrentar la COVID-19 impuestas hace unos tres meses por el Gobierno.

En la capital, en fase 1 de la desescalada desde ayer viernes, ya se reanudó el transporte público urbano, reabrieron restaurantes y bares con aforo limitado y se permitió el acceso controlado a las playas.

El resto de las provincias, menos la cercana Matanzas, ya puso en vigor la segunda de las tres fases de reapertura, que incluye la ampliación del aforo en los lugares públicos, un aumento de los servicios sanitarios y el reinicio del turismo para extranjeros, aunque localizado de momento solo en los cayos al norte y sur de la isla grande.