EFEQuito

El Gobierno ecuatoriano comienza a implementar esta semana una "semaforización regional" sobre las restricciones impuestas por COVID-19 con el fin de reactivar la economía de forma progresiva y consolidar un sistema de seguimiento de contagiados por geolocalización.

La "semaforización" empieza "en rojo" para todos los distritos, advirtió este lunes la ministra de Gobierno, María Paula Romo, en una comparecencia virtual en la que dio cuenta de los datos de propagación de la pandemia y del proceso de señalización de las restricciones que tiene previsto establecer el Ejecutivo.

"Todo el territorio nacional empieza en rojo, y las restricciones son las que hemos tenido hasta el día de hoy", insistió.

CASI UN MES DE AISLAMIENTO

Se refería a las medidas que entraron en vigor el pasado 16 de marzo, cuando el presidente Lenín Moreno decretó el estado de excepción para tratar de frenar la propagación del coronavirus.

A solo tres días de que se cumpla un mes del aislamiento, los índices de contagio se han disparado de 58 casos a 7.529, y los fallecimientos de 2 a 355, sin contar con otros 424 decesos no oficiales y probablemente causados por la COVID-19.

Romo recordó los sectores que están autorizados a salir a trabajar físicamente (los sanitarios y aquellos vitales para el aprovisionamiento) y recordó la vigencia del toque de queda de quince horas en el país.

Pero como primer destello de alivio, autorizó a partir de hoy en nombre del Comité de Operaciones de Emergencia (COE), que preside, que puedan funcionar servicios de mecánica, aunque solo para "los vehículos que están en primera línea: patrulleros y ambulancias".

"No se permiten ni aglomeraciones, ni reuniones, ni eventos públicos, pero la entrega a domicilio sí la pueden realizar los restaurantes que no están atendiendo al público, así como entrega de medicamentos, hasta las 19.00 horas", matizó.

ANÁLISIS DE DATA EN TIEMPO REAL

Con el semáforo ya encendido, el Gobierno ecuatoriano comenzará a explorar los índices de contagio y peligros de propagación en cada uno de los distritos, y resolverá la reactivación de operaciones y normalización de la economía de forma "paulatina" y "muy cuidadosa".

Las pérdidas económicas en Ecuador no han sido cuantificadas en términos absolutos, pero algunos informes las cifran en unos 200 millones de dólares diarios, mientras que el Gobierno habla de una pérdida de hasta el 5 % del PIB este 2020, o quizás más.

Es por ello que el Ejecutivo de Moreno ve necesario poder activar sectores -productivos y geográficos- donde las circunstancias lo permitan, y en los que no exista riesgo de contagio.

Para saber si algún sector determinado ha sido expuesto al virus, detalló Romo, se incrementarán los test rápidos de contagio y exposición.

Estas pruebas, explicó, "no son para identificar si una persona tiene o no coronavirus, si está o no enferma, son para verificar si la persona ya ha estado expuesta al virus".

La responsable ecuatoriana explicó que las pruebas tienen el fin de "valorar la situación de una determinada zona".

Y sobre los estudios estadísticos que preparan las autoridades antes de evaluar un cambio de color al semáforo, sostuvo: "Quiero ser muy enfática en esto, porque podemos cometer un grave error si es que empezamos ya a pensar en un momento de apertura total. La flexibilización será paulatina y muy cuidadosa".

GEOLOCALIZACIÓN

Una de las medidas a analizarse es la reducción del toque del queda, el que se permitan algunas actividades comerciales o industriales, e incluso de carácter personal.

Como herramienta fundamental en la que se basarán las autoridades en este proceso figura la geolocalización diaria de contagiados.

De esta forma, gracias a una plataforma sanitaria que obtiene información de teléfonos móviles, se detectarán las zonas más expuestas, la concentración de ciudadanos en ubicaciones no autorizadas y definirá un mapa de rastreo.

Su objetivo es también ofrecer a los Gobiernos locales una herramienta para "optimizar" sus recursos.

"Que se fumigue donde tenga que fumigarse. Que se hagan las pruebas a quienes tengan que hacerse, que se hagan controles de contagio y de contagiados, para tener un mapa de planificación oportuna de cómo deben actuar los Gobiernos seccionales", indicó por su parte, el ministro de Telecomunicaciones, Andrés Michelena.

En el desarrollo de la aplicación "Salud.ec" han participado empresas privadas como Kin Analytics, Grupo Link, Claro y Movistar, además de la estatal CNT y los ministerios de Defensa, Salud, Inclusión Social y de Gobierno, entre muchos otros.

Con su creación, el Gobierno ecuatoriano desestimó otras ofertas extranjeras que había estado barajando que ofrecían distintas posibilidades de detección de riesgos con base en algoritmos predictivos.