EFEQuito

Ecuador registra este lunes 292 nuevos positivos por el coronavirus SARS-CoV-2 para totalizar 126.711 casos, según el reporte del Ministerio de Salud, que da cuenta de 11.095 fallecidos por la enfermedad, cinco más que el domingo.

El parte diario precisa que 7.301 de los decesos corresponden a muertes confirmadas por la enfermedad, a los que suma otros 3.794 casos de fallecimientos probables.

La estadística recoge los casos desde el pasado 29 de febrero, mes en que se registró el primer paciente contagiado de COVID-19 en Ecuador.

El informe indica que 102.852 personas se han recuperado del coronavirus, que otras 17.679 han recibido el alta hospitalaria y que 1.052 están hospitalizadas, de las cuales 373 tienen pronóstico reservado.

Por provincias, la andina de Pichincha, cuya capital es Quito, sigue a la cabeza en el número de contagios confirmados, con 33.605, es decir 170 más que el domingo, mientras que los fallecidos oficiales ascienden a 1.329, uno más que a víspera.

La provincia costera de Guayas, cuya cabecera es Guayaquil, ha acumulado 20.192 positivos de COVID-19 y 1.705 muertes oficiales por la enfermedad, cifras iguales a las del domingo.

Les siguen las provincias de Manabí, con 9.440 contagios; Azuay, con 8.152 (66 más que el domingo), El Oro, con 5.280 (tres más); Loja, con 5.128 (16 más); Santo Domingo de los Tsáchilas, con 4.763 (uno más); Tungurahua, con 4.544; Esmeraldas, 3.679 (uno más); Cotopaxi, 3.569; Los Ríos, 3.471 (uno más), e Imbabura, con 3.563.

La insular de Galápagos, situada a unos mil kilómetros de las costas continentales ecuatorianas, ya registra 186 positivos.

Entre los municipios con mayor número de contagios figuran Quito con 166 nuevos casos hasta totalizar 30.605, seguido de Guayaquil con 13.830.

Después constan ciudades como Cuenca con 59 nuevos casos hasta totalizar 6.561 positivos, Santo Domingo 3.993 (uno más que el domingo), Loja 4.007 (13 más) y Ambato (3.494).

Ecuador aplicó el pasado 16 de marzo un estado de excepción en todo el territorio nacional para afrontar la expansión de la pandemia del coronavirus en el país, que en los primeros meses incluyó un proceso de cuarentena y un estricto confinamiento masivo.

Tras la finalización hace una semana el Gobierno nacional pidió "corresponsabilidad" a la población y el acatamiento de medidas tales como el lavado habitual de manos, el distanciamiento físico de al menos dos metros y el uso permanente de mascarillas.

Desde entonces Ecuador se encuentra en una nueva situación en la lucha contra la COVID-19, en la que prima la responsabilidad ciudadana, mientras que la imposición de las restricciones recae en los gobiernos locales.

Las decisiones ahora las deben adoptar los gobiernos locales y en ese sentido, en el cantón Guayaquil resoluciones del Comité de Operaciones de Emergencia (COE) dispuso que se elimine la restricción de circulación de vehículos por placas, que se mantenga el aforo en taxis de tres personas más el conductor.

Además, que se inicie un proceso de plan piloto para la apertura de áreas sociales en urbanizaciones, para lo que se socializará con sus representantes las normas correspondientes.

Y, de igual manera, que se inicie un proceso de plan piloto para la apertura de actividades presenciales en centros de capacitaciones.

"No te confíes, el estado de excepción terminó pero la pandemia sigue", señaló el COE local al informar de sus decisiones.