EFECaracas

La oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) indicó este martes en su cuarto informe sobre la situación en Venezuela que el brote de sarampión se "ha controlado progresivamente" en el país, aunque destacó que "sigue activo en varios estados".

"Hasta el 7 de septiembre hubo 449 casos confirmados provenientes de 12 estados (de un total de 23) y el Distrito Capital", dijo en su informe al señalar que el último caso se confirmó en el estado de Zulia (noroeste, fronterizo con Colombia).

En Zulia se habían reportado 86 casos de sarampión en comunidades indígenas hasta la misma fecha.

La OCHA destaca, en ese sentido, que es "necesario continuar los esfuerzos para la interrupción del brote del sarampión y el control de casos de difteria", pues el brote de esta última enfermedad "sigue en curso".

Según dijo, desde 2016 cuando comenzaron a registrarse los casos de difteria en el país "se reportaron un total de 2.956 personas sospechosas de difteria incluyendo 287 muertes hasta agosto de 2019".

La oficina de la ONU señaló que para continuar con los esfuerzos se debe seguir "manteniendo las coberturas de vacunación por encima de un 95 por ciento", y fortaleciendo "los sistemas de vigilancia epidemiológica", así como "realizar el control de focos y la investigación de brotes".

"Es necesario asegurar la capacidad operativa de los establecimientos de salud, con el suministro continuo de medicamentos e insumos y el funcionamiento continuo y de calidad de líneas vitales (agua, electricidad, eliminación de residuos sólidos)", agregó.

Reiteró que 3,2 millones de niños y niñas "menores de seis años fueron vacunados contra la polio durante una campaña de vacunación masiva entre julio y septiembre".

Además, indicó que "974.771 personas recibieron medicamentos en 109 centros de salud en 2019" en el país caribeño, que atraviesa una severa crisis con escasez de medicinas y material sanitario.

La OCHA también informó que los estados fronterizos con Colombia se ven afectados por la falta de agua, energía eléctrica, gas y gasolina, y que "una parte de la población más vulnerable" de las zonas centrales del país se están desplazando hacia la frontera en busca de mejores condiciones de vida, enfrentándose, a su vez, a riesgos como la inseguridad, trata de personas y explotación.

Según la ONU, en Venezuela hay siete millones de personas que necesitan asistencia humanitaria, y el pasado 14 de agosto pidió apoyo para atender a 2,6 millones de ciudadanos en el país caribeño durante este 2019 a través del plan humanitario, para el cual requiere de 223 millones de dólares.