EFECaracas

El canciller de Venezuela, Jorge Arreaza, denunció este jueves una presunta "operación mediática" contra su país luego de la detención de 11 trabajadores de la prensa, 4 de ellos de Efe, mientras cubrían los sucesos de la crisis venezolana.

"Es inaudito e irresponsable que medios de comunicación envíen periodistas sin cumplir con los requisitos mínimos previos que exige la ley de Venezuela, para luego armar un escándalo mediático al que se suman sus Gobiernos. Otra faceta de la operación mediática contra el país", dijo Arreaza en un mensaje publicado en su cuenta de Twitter.

Previamente, el ministro de Exteriores había pedido a los medios extranjeros "realizar los trámites indispensables" antes de enviar corresponsales a Venezuela.

La mañana del miércoles el fotoperiodista de nacionalidad colombiana de la Agencia Efe Leonardo Muñoz desapareció junto al motorista venezolano José Salas en Caracas, donde desarrollaba su labor profesional en medio de la crisis que vive el país.

Horas después, otros dos periodistas de la Agencia Efe, el español Gonzalo Domínguez Lloeda y la colombiana Maurén Barriga, fueron detenidos y trasladados a dependencias del servicio de inteligencia (Sebin) en Caracas.

Los tres llegaron a Caracas el pasado 24 de enero y pasaron los oportunos filtros migratorios para realizar su labor en Venezuela.

El equipo fue registrado por las autoridades en el aeropuerto internacional Simón Bolívar de Maiquetía, que sirve a Caracas, y allí declararon la labor periodística que iban a realizar en Venezuela.

El sindicato local de trabajadores de la prensa (SNTP) además ha denunciado las detenciones de otras 8 personas, incluidos 4 periodistas extranjeros.

El martes cuatro periodistas, dos venezolanos y dos chilenos, fueron detenidos cuando cubrían la actividad de vigilia a la que convocó el gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) en las inmediaciones del Palacio de Miraflores.

Los dos venezolanos, Maiker Yriarte del canal TV Venezuela y Ana Rodríguez de VPI, ya fueron liberados, mientras que los chilenos Rodrigo Pérez y Gonzalo Barahona fueron deportados.

Otros dos periodistas franceses también fueron detenidos el martes, según denunció el programa televisivo para el que trabajan, "Quotidien".

Según "Franceinfo", se trata de Pierre Caillet y Baptiste des Monstiers, quienes supuestamente fueron arrestados mientras grababan en las cercanías del palacio presidencial de Miraflores.

Estas detenciones han despertado la condena de gremios y representantes de varios países, que exigen la inmediata liberación de los periodistas y el respeto a la libertad de expresión y derecho a la labor informativa en Venezuela.