EFESan José

El Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (Cejil) y 32 organizaciones de la sociedad civil expresaron este viernes su preocupación por el envío de agentes federales de Estados Unidos a Guatemala con el objetivo de frenar la migración hacia el norte.

Las organizaciones explicaron que se trata de un "esfuerzo de Estados Unidos de externalizar fronteras hacia Guatemala", que busca "prohibir a los migrantes centroamericanos ejercer su derecho a buscar protección internacional".

"El envío de oficiales de inmigración de los Estados Unidos a la frontera México-Guatemala demuestra que Estados Unidos está realizando un esfuerzo inadmisible para externalizar su frontera y, por lo tanto, eludir sus obligaciones para con los solicitantes de asilo", afirmó el Cejil en un comunicado de prensa.

En mayo los Gobiernos de Guatemala y Estados Unidos firmaron un memorando de cooperación en el combate al crimen organizado que establece el envío de "agentes federales" para combatir estructuras de tráfico ilegal de personas, armas de fuego, así como al narcotráfico y lavado de dinero".

Sin embargo, la denuncia de las organizaciones no gubernamentales indica que el convenio firmado por el secretario provisional del Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos (DHS), Kevin McAleenan, y el ministro de Gobernación Guatemala, Enrique Degenhart, no se ha hecho público.

Los informes indican que el objetivo de la iniciativa busca "interrumpir el tráfico de personas y las redes de tráfico de drogas, mejorar la cooperación bilateral para mantener el orden público y ampliar las áreas de cooperación para abordar las causas de la migración".

"En lugar de militarizar la frontera México-Guatemala, los países de la región deben analizar la migración desde un enfoque humanitario basado en los derechos. Instamos a los Estados Unidos y Guatemala a detener inmediatamente los esfuerzos conjuntos para disuadir a las personas de buscar protección y hacer público el memorando de cooperación", destaca el comunicado.

La Cejil y las organizaciones además solicitaron incluir los detalles de la duración y la financiación de las operaciones, los organismos de ejecución en ambos países, y la dirección operativa con respecto al entrenamiento de las fuerzas policiales y el uso de la fuerza.

La petición indica que los esfuerzos basados en la disuasión no servirán para frenar la migración desde Centroamérica debido a que existen "niveles extraordinarios de violencia e impunidad" de la cual las personas buscan huir.

"Nos preocupa que la presencia de los oficiales del DHS en Guatemala pueda socavar los derechos de los migrantes y solicitantes de asilo (...) Estamos alarmados por el impacto que las nuevas iniciativas de intercambio de información entre los gobiernos de Guatemala y los EE.UU. puedan tener en las familias y los niños que salen de Guatemala en cuanto a su derecho de buscar protección", criticaron las organizaciones.

La carta también revela que este anuncio representa el "último enfoque erróneo" en la respuesta de la Administración del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, a la crisis de refugiados de Centroamérica.

Entre algunas de las 32 organizaciones firmantes de la carta se encuentran Amnistía Internacional USA, Asociación Pop No'j de Guatemala, el Centro de Derechos Humanos Fray Matías de Córdova de México, el Instituto Mexicano para el Desarrollo Comunitario de México, la Mesa Transfronteriza Migraciones y Género en Guatemala y México, entre otras.