EFERío de Janeiro

El Cristo Redentor, la imagen más representativa de Brasil, apagó este sábado su iluminación durante una hora para sensibilizar e involucrar a las personas sobre la importancia de proteger y preservar el medioambiente.

El imponente monumento permaneció en la oscuridad ente las 20:30 y las 21:30 hora local (23:30 y 2:30 GMT) y de esa forma se unió a la Hora del Planeta, la iniciativa promovida por el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) para mantener en pie a los ecosistemas.

Esta iniciativa, entre otros, busca impulsar en el mundo proyectos de restauración de biomas degradados y dar voz y visibilidad a los pueblos y comunidades indígenas, los principales afectados por los cambios climáticos.

El imponente monumento de 38 metros de altura -unos 13 pisos- que pesa 1.145 toneladas y que se levanta sobre la cima del cerro del Corcovado, es una de las siete maravillas del mundo moderno y el principal atractivo turístico de Brasil.

Además del Cristo, otros lugares emblemáticos de Río, como el Teatro Municipal y el Museo del Mañana, también se unieron a la iniciativa, así como cientos de personas en todo el país que no tuvieron reparo en permanecer en la penumbra durante una hora para ayudar a salvar el planeta.