EFEBuenos Aires

El reconocido Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), organización no gubernamental dedicada a la investigación de violaciones a los derechos humanos en diversas partes del mundo, celebró este jueves 35 años desde su creación y renovó su compromiso con la verdad y la justicia.

"Nuestro compromiso es con los familiares de las víctimas, con la verdad y la justicia, con la memoria y la reparación", dijo hoy a Efe Luis Fondebrider, fundador y presidente del EAAF, minutos antes de un acto en Buenos Aires para conmemorar el aniversario de la organización.

El equipo fue creado en 1984 con el objetivo originario de recuperar e identificar restos de desaparecidos durante la dictadura militar que gobernó Argentina entre 1976 y 1983.

Desde entonces, la organización ha realizado múltiples misiones de búsqueda, recuperación e identificación de personas desaparecidas por situaciones de violencia étnica, estatal, religiosa, política, migratoria, de género y de trata de personas en cerca de medio centenar de países.

La organización fue fundada a instancias del estadounidense Clyde Snow, reconocido mundialmente como el padre de la antropología forense, famoso por intervenir en casos como el asesinato de John F. Kennedy y por su labor para esclarecer crímenes de lesa humanidad y fundador de otros equipos forenses en Perú (1986), Chile (1989) y Guatemala (1991).

Había venido a Argentina como parte de un grupo de científicos extranjeros convocado por organismos humanitarios, entre ellos Abuelas de Plaza de Mayo, cuya titular, Estela de Carlotto, destacó este jueves a Efe la labor "extraordinaria" de "respeto, idoneidad y reserva" con la que ha trabajado el equipo.

Al ver el drama de los desaparecidos en Argentina, Snow formo el grupo con un puñado de jóvenes estudiantes de los últimos años de la carrera de Antropología y comenzó a trabajar con ellos.

Uno de los primeros casos fue la exhumación en 1985 del cuerpo de Laura, la hija desaparecida de Estela de Carlotto y que se presumía había dado luz en cautiverio antes de ser asesinada en 1978.

"Cuando termina la exhumación yo pude verla y cerrar un poco el duelo. Y Snow me lleva aparte y me dice 'Estela, tú eres abuela' . Yo ya sabía que había nacido el bebé porque tenía información pero que me lo diga él, un científico, en medio de ese espectáculo de terror y se dolor, fue muy fuerte para mi", recordó la fundadora de las Abuelas de Plaza de Mayo.

Fondebrider sostuvo que el prestigio internacional logrado por el equipo se debe a que trabaja de forma independiente y con foco en los familiares, en una relación "horizontal" y de "confianza" con ellos.

El EAAF ha trabajado a solicitud de "de comisiones por la verdad" en sitios como Chile, Chipre, Georgia, Guatemala o Sudáfrica, y a pedido del Tribunal Internacional para la exYugoslavia y la Corte Interamericana de Derechos Humanos, entre otros.

En Argentina, los expertos del equipo han logrado identificar los restos de 750 desaparecidos en la última dictadura.

Entre otros casos, ha intervenido en investigaciones de los crímenes del apartheid en Sudáfrica, las masacres en Timor Oriental y en Kurdistán, feminicidios en la mexicana Ciudad Juárez, la identificación en Bolivia de los restos de Ernesto "Che" Guevara y la de los 43 estudiantes de Ayotzinapa (México).

"Nosotros no sabíamos lo que era la antropología forense y que había una posibilidad de utilizar lo que estábamos estudiando en el ámbito judicial y menos aún en el de los derechos humanos", dijo a Efe Mercedes Doretti, responsable de las oficinas del equipo en México y Estados Unidos, al recordar los inicios del grupo.

La antropóloga explicó que el trabajo realizado en Argentina les sirvió para proyectarse a otras misiones, aunque en contextos muy diferentes.

"En Centroamérica y en México el trabajo se centra en migrantes desaparecidos, desapariciones locales producto de una mezcla de desaparición forzada y crimen organizado. No estamos en un escenario de justicia transicional postconflicto sino que estamos en un momento de violencia fortísima. Es muy distinto trabajar en un escenario en el que las desapariciones y los homicidios no paran", afirmó.

Recientemente, en una misión humanitaria conjunta con la Cruz Roja Internacional, el EAAF identificó los restos de 112 soldados argentinos que en 1982 habían sido enterrados sin nombre en las islas Malvinas.

Además, el equipo, integrado por 70 personas, realiza tareas de capacitación en ciencias forenses con escuelas permanentes en África y América Latina.

El equipo, que se financia con aportes del Estado argentino y donantes provenientes de Estados Unidos y Europa, tiene sedes en las ciudades argentinas de Buenos Aires y Córdoba, donde poseen un laboratorio genético, y oficinas en México y Nueva York.