EFEWashington

El fiscal general de Estados Unidos, Merrick Garland, recordó este viernes a los estados que pueden mantener el derecho al aborto en sus territorios y advirtió a los que quieran prohibirlo que no pueden impedir que las mujeres que quieran abortar se desplacen a otros sitios para hacerlo.

En un comunicado tras conocerse la sentencia del Tribunal Supremo que revoca la protección del derecho al aborto, Garland prometió también que el departamento de Justicia del país seguirá trabajando para defender "sin descanso" los derechos reproductivos de las mujeres a pesar de esta decisión.

El titular del Departamento de Justicia estadounidense advirtió en cualquier caso a los estados que la decisión del Supremo no elimina su habilidad de mantener el aborto como un derecho legal dentro de sus territorios.

"Y la Constitución sigue impidiendo a los estados que traten de imponer su autoridad o su prohibición más allá de sus propias fronteras", añadió.

Por eso, aunque admitió que no será fácil tener que desplazarse a otro estado para abortar, advirtió de que los estados no pueden impedir a sus mujeres residentes que busquen este derecho reproductivo en otros territorios.

Merrick Garland lamentó que el Supremo haya anulado una protección vigente desde hacía casi medio siglo y haya acabado con la doctrina "stare decisis" -que significa estar a lo ya decidido y no perturbar lo ya establecido- un "pilar clave del estado de derecho".