EFESantiago de Chile

El Colegio Médico (Colmed) de Chile pidió este lunes endurecer las cuarentenas y suspender el pase que otorga libertades a los vacunados, cuando la capital vuelve a estar confinada y los hospitales se encuentran colapsados, pese a la alta tasa nacional de inoculación.

El gremio entregó al Gobierno una serie de propuestas que incluye modificar el plan de desconfinamiento por etapas implantado desde el inicio de la pandemia, así como las llamadas "cuarentenas dinámicas", con restricciones de movimiento que se imponen y se levantan en cada comuna (barrio) en función de los nuevos contagios.

"Necesitamos hacer un cambio. Estamos atravesando el momento más crítico como país desde el inicio de la pandemia, la red asistencial está saturada y tenemos en promedio más de 100 fallecidos diarios", advirtió la presidenta del Colmed, Izkia Siches.

Para Siches, "las cuarentenas dinámicas han perdido parte de su efectividad y las decisiones de aperturas diferenciadas dentro de espacios territoriales conectados no han colaborado en contener la transmisión".

Con una media de 7.000 casos diarios en los últimos días, los 7 millones de capitalinos inician la semana confinados, con las escuelas, los comercios no esenciales y la restauración clausurados hasta nuevo aviso.

Es la tercera vez desde el inicio de la pandemia -que ya deja 1,46 millones de casos y 30.707 muertes totales- que las 52 comunas de la capital entran en cuarentena de manera simultánea, tras los confinamientos del pasado abril y las ocho semanas de 2020.

Sin embargo, se trata de un encierro más laxo que los anteriores, puesto apenas hay fiscalizaciones y quienes tienen el polémico carné para vacunados pueden salir a hacer deporte y compras esenciales sin restricciones.

El agravamiento de la segunda ola, que comenzó en marzo tras el fin de las vacaciones estivales, ocurre en paralelo a un exitoso proceso de vacunación, uno de los más avanzados del mundo y gracias al cual casi el 60 % de la población objetivo ya ha recibido dos dosis.

"CORTOCIRCUITO EPIDÉMICO"

El plan presentado por el Colmed incluye cinco etapas, siendo la más dura la denominada "cortocircuito epidémico", con una duración máxima de tres semanas y aplicable solo a aquellas regiones con una incidencia de casos por 100.000 habitantes mayor a 10.

En esta primera fase, se suspende el pase de movilidad y se decreta el cierre de toda actividad económica no vinculada a la producción y comercialización minorista de bienes esenciales indispensables para los hogares, el sector salud y los servicios básicos como agua, electricidad, gas y telecomunicaciones.

Una de las mayores críticas al Gobierno, es que durante las cuarentenas hay demasiadas actividades consideradas "esenciales", por lo que la movilidad apenas desciende.

La propuesta del gremio médico contempla además un desconfinamiento más gradual que el actual, con énfasis en actividades recreativas y comerciales al aire libre y la apertura de escuelas lo antes posible.

"Muchos países han tenido brotes y rebrotes. La particularidad del caso chileno es que desde que comenzó la pandemia no hemos podido decir ni un sólo día que las cifras de contagios han estado bajo control", indicó el Juan Carlos Said, internista y máster en Salud Pública por el Imperial College (Londres).