EFELa Paz

El presidente de Bolivia, Luis Arce, reiteró a médicos y sanitarios que renuncien al paro tras catorce días en protesta por la ley de Emergencia Sanitaria y que concentren sus esfuerzos en la vacunación contra la covid-19.

"Exhortar a los médicos que priorizan intereses personales sobre los intereses del pueblo boliviano a que depongan estas actitudes, empiecen a trabajar y que vacunen al pueblo boliviano", dijo Arce en un acto de vacunación en el departamento de Cochabamba.

Los sindicatos médicos agrupados en el Consejo Nacional de Salud (Conasa) mantienen un paro desde el 19 de marzo y el martes hicieron varias marchas por todo el país para exigir que se derogue la ley y se elabore una nueva de manera conjunta.

El gremio de la salud ha reiterado en varias ocasiones que las medidas de presión se dan por "la falta de voluntad del Gobierno a sentarse a dialogar con el sector para atender la demanda de mejores condiciones de salud".

Bolivia empezó el 29 de enero la vacunación con la Sputnik V a todo el personal sanitario de primera línea que atiende a los enfermos por covid-19, y desde el 25 de febrero se extendió el proceso de inmunización a personas con enfermedades como el cáncer gracias a la llegada de las vacunas de la china Sinopharm.

Arce señaló este jueves que en este mes de marzo los trabajadores de la salud tendrán "mucho trabajo", ya que se prevé la llegada de más vacunas y así cumplir las pretensiones de su gobierno para completar el proceso de vacunación en septiembre de formar que cubra a toda la "población vacunable", la mayor de 18 años.

"Este mes pensamos tener en diez días aproximadamente 100.000 vacunas más, y hasta fin de mes 1,6 millones de vacunas. Luego vamos a empezar otras 1,6 millones y así sucesivamente hasta que complementemos cerca de 8 millones de vacunas", anunció.

El presidente recordó que pese a que la vacunación avanza, aún no se puede bajar la guardia y agradeció a todo el personal sanitario para que la vacuna llegue a más personas.

"Poco a poco la luz al final del túnel está más cerca. Pero debemos seguir cuidándonos entre todos para vencer a la pandemia", dijo Arce.

Bolivia atraviesa una leve disminución de los casos diarios y el número de municipios en riesgo de contagio también ha disminuido. Sin embargo, las autoridades piden a la población que no relaje las medidas de prevención.

La pandemia en Bolivia ha provocado 11.734 muertes y 251.391 contagios desde que se registraron los primeros casos en marzo del año pasado.