EFESan Salvador

Las autoridades de Seguridad de El Salvador trasladaron hoy a 5 líderes de la Mara Salvatrucha (MS13), acusados de ordenar más de 200 asesinatos entre finales de septiembre y los primeros días de octubre, al penal de máxima seguridad, donde se mantendrán aislados.

El ministro de Seguridad, Mauricio Ramírez Landaverde, señaló en conferencia de prensa que estos cabecillas de la MS13 son los responsables de un alza de los homicidios iniciada el 21 de septiembre pasado y que llevó la cifra diaria de muertes violentas a casi el triple de lo que el país venía registrando.

Detalló que los sujetos fueron detenidos en diferentes momentos durante los días en los que los homicidios se dispararon y que cada uno iba asumiendo el lugar de los que eran arrestados para mantener al alza el número de muertes violentas.

"Ingresan a este centro penal para que sean sometidos al régimen penitenciario especial, a las condiciones más fuertes y más duras" y con esto "se ha logrado desarticular la cabeza, la parte intelectual que estaba coordinando" la subida en los homicidios, señaló Ramírez Landaverde.

Añadió que la intención principal de estos sujetos era "impactar en la opinión pública y en la voluntad de los tomadores de decisiones del país" y principalmente quienes pretenden alcanzar un escaño en el Congreso en las elecciones de marzo de 2018.

"En manos de esta legislatura estará el mantenimiento, la continuidad o el cese de las medidas extraordinarias de seguridad que estamos implementando" y que "son el principal obstáculo, sobre todo de sus cabezas, de continuar coordinando y dirigiendo las operaciones criminales y el control de los flujos del dinero", acotó.

El director de la Policía, Howard Cotto, apuntó que estos son parte del "grupo de cabecillas de máxima influencia" de la MS13 en libertad, que actuaban bajó las ordenes de los líderes históricos de la estructura encarcelados, administraban sus riquezas y daban seguridad a sus familias.

El director de la Policía detalló que de estos pandilleros los de mayor jerarquía son José Colocho, Geovanni Navarro y Óscar Valle e identificó a los dos restantes como Óscar Escobar y Franklin Rodríguez.

Entre el 21 de septiembre y el 2 de octubre pasados fueron asesinadas 272 personas, una media de 27 diarias, cuando la cifra que promediaba el país anteriormente se mantenía entre 10 o menos asesinatos.

Este repunte también se suscita cuando el Ejecutivo ha intensificado los registros en la capital con un mayor despliegue de policías y soldados, y con la salida de vehículos blindados y artillados a las calles.

Las autoridades de Seguridad salvadoreñas acusan a la MS13, que Estados Unidos busca eliminar, al Barrio 18 y otras minoritarias de mantener los altos índices de violencia que sitúan al país como uno de los más violentos del mundo, con tasas de 103 y 81,7 homicidios por cada 100.000 habitantes en 2015 y 2016, respectivamente.