EFESan Salvador

El Salvador está cerca de los 10.000 casos positivos de coronavirus en momentos en que el país experimenta una considerable alza de contagios y un aumento de muertes en domicilios de San Salvador, según lo ha señalado Médicos Sin Fronteras.

De acuerdo con la información en el sitio covid19.gob.sv, la nación centroamericana registra hasta hoy 9.142 casos confirmados de COVID-19, de los que 3.465 son activos, 249 salvadoreños han muerto y 5.428 se han recuperado de la enfermedad.

El jueves se detectaron 298 nuevos casos, siendo este el segundo día en que se registra el pico más alto de contagios, el primero fue el pasado 30 de julio, y seis personas más fallecieron.

A partir de julio la cifra de contagios supera los 200 y el número más alto en este mes ha sido el registrado el jueves, le sigue el día 6 con 280 casos y el día 8 con 278 contagios.

El alza en los contagios se da en medio de la falta de acuerdos entre los órganos Legislativo y Ejecutivo para endurecer las medidas sanitarias para contar el aumento de casos, lo que ha llevado a los alcaldes de las localidades más afectadas a tomar sus propios protocolos de salud para contrarrestar el virus.

MUERTES EN CASA

A esta situación se suma el aumento de muertes de los domicilios del Área Metropolitana de San Salvador, capital de El Salvador, siendo este lugar la ciudad más afectada de todo el país con 1.507 casos.

La organización Médicos Sin Fronteras (MSF) ha alertado este viernes sobre dicha situación y señaló que algunas comunidades de San Salvador y Soyapango, principales centros de población del país y epicentros de la pandemia, están viviendo una "complicada situación".

Según un comunicado emitido por la entidad, los equipos del servicio prehospitalario en la zona este del Área Metropolitana de San Salvador están registrando un importante aumento de muertes de personas con otros padecimientos no relacionados con la COVID-19 que no han sido atendidas.

De acuerdo con Luis Romero Pineda, coordinador de terreno de MSF en El Salvador, se está ya en una "fase crítica".

"Nuestros equipos han registrado un importante aumento en el número de personas que fallecen en sus hogares antes de que nuestras ambulancias puedan llegar hasta ellas. Además, cada vez tenemos más dificultades para coordinarnos con los hospitales a la hora de gestionar la admisión de los pacientes, lo que no sucedía antes", agregó.

El aumento de la mortalidad en los domicilios refleja las enormes dificultades del sistema de salud para responder a la epidemia y asegurar el acceso a los servicios médicos, señaló la organización.

Mientras esta situación está latente, los salvadoreños continúan bajo una cuarentena domiciliar voluntaria, con las autoridades haciendo hincapié en que si no es necesario salir de casa, no se haga.

El país se quedó sin normativa para enfrentar la pandemia después de que el Supremo anulara buena parte de los decretos que regularon la cuarentena de 85 días por violar la Constitución, dado que el Gobierno no puede suspender derechos, y tras el fracaso de las negociaciones entre Ejecutivo y Legislativo.

EJECUTIVO PIDE CUARENTENA DE 15 DÍAS

El Ejecutivo de Nayib Bukele solicitó a la Asamblea Legislativa el pasado 24 de julio que apruebe la instauración de un estado de excepción por 15 días para una nueva cuarentena.

Según Rolando Masis, epidemiólogo de la Dirección Nacional de Vigilancia Sanitaria del Ministerio de Salud (Minsal), cumplir una cuarentena estricta de 15 días contribuiría a que el sistema de salud comience a estabilizarse y a reducir el número de casos de COVID-19.

Masis señaló esta semana durante una entrevista televisiva que implementar dicha medida "permitiría a los hospitales disponer de más camas y unidades de cuidados intensivos, también se atendería más rápido a personas que padecen otras enfermedades y que, de momento, les está costando recibir atención debido a que hay un esfuerzo concentrado en controlar la pandemia".

Por su parte, el ministro de Salud, Francisco Alabí, indicó el pasado lunes que "es inminente el incremento en la cantidad de casos, necesitamos el estado de excepción para el confinamiento porque sería la única manera de bajar los casos positivos en el país".

Alabí dijo que, según las proyecciones de los epidemiólogos del Ministerio de Salud, "si no se toman las acciones adecuadas para frenar el crecimiento de la pandemia en el país, en las próximas semanas se darían más de 400 contagios diarios".

En un comunicado, emitido el jueves por la Secretaría de la Presidencia, Bukele señaló que "focalizar en un municipio, pueblo o colonia o cantón un cerco sanitario es una medida que dejaría resultados pírricos (mínimos) ante el avance del temido coronavirus".

La petición de una cuarentena nacional de 15 días, según lo indica el comunicado, "no es una propuesta antojadiza, sino con base en un argumento técnico brindado por los expertos del Ministerio de Salud, como el ente rector en esa materia en el país".

CONGRESO A FAVOR DE CUARENTENAS FOCALIZADAS

Miembros de la Comisión Política del Parlamento recibieron a principios de julio a expertos de instituciones médicas, de infectología, universidades, centros de estudios jurídicos, entre otros, para conocer sus aportes para enfrentar la pandemia y analizar la propuesta del Ejecutivo.

El presidente del Congreso, Mario Ponce, señaló recientemente que, según el análisis científico y médico, lo idóneo es realizar cuarentenas focalizadas en los municipios con más contagios e indicó que el Ministerio de Salud "deberá ser el encargado de determinar cuáles serían los primeros 60 municipios que entrarían en esta medida"

"La medida sería focalizada, no se pretende suspender garantías constitucionales a la población en general o a nivel nacional, sino que se busca suspender garantías constitucionales en aquellos municipios en los que hayan contagios de forma exponencial", dijo.