EFEMontevideo

El Parlamento uruguayo concluyó hoy, pese a polémicas que generaron un extensivo debate, el proceso de aprobación de la Ley Integral para las Personas Trans, normativa inédita en Latinoamérica y ovacionada por combatir la discriminación y garantizar derechos del sector.

La votación de la medida impulsada por la coalición de izquierdas oficialista, el Frente Amplio (FA), que contaba con apoyo de la sociedad civil y de diversos colectivos feministas, estudiantiles y de población negra, fue acompañada por más de un centenar de personas, quienes aguardaron casi 12 horas para estallar en ovaciones y al grito de "ley trans ya" tras la aprobación del último artículo.

"Es un ejemplo para Latinoamérica, el Caribe y el mundo. No sé si en el mundo existe una ley de este tipo. Uruguay nuevamente está dando ejemplo en que a través del marco legal se reconozcan derechos a poblaciones históricamente vulneradas", subrayó a Efe la presidenta de la Unión Trans del Uruguay, Colette Spinetti, quien sostuvo que la normativa "cristaliza una lucha" de muchos años.

Asimismo, Spinetti sostuvo que la emoción que sintieron en la madrugada de hoy ahora debe ir de la mano con su reglamentación e instrumentación, aunque no quedó conforme con el artículo que obliga a los menores de edad a tener la autorización de sus representantes legales para realizarse cualquier tipo de cirugía, porque eso viola "la libertad de decisión de los adolescentes".

62 de los 88 diputados presentes en la Cámara de Representantes votaron a favor de esta ley Integral,

Por otro lado, dijo que le preocupan los discursos de algunos parlamentarios que votaron en contra de la normativa y que dijeron que ésta le brinda privilegios a las personas trans.

Entre ellos se encuentra el diputado del partido Nacional Rodrigo Goñi, quien explicó a Efe que la forma que se plantea la ley y sus soluciones "traen cangrejos bajo la tierra".

"Es básicamente la ideología de género, que va mucho mas allá que favorecer a un grupo de personas transexuales, lo que busca es esa decontrucción permanente de las instituciones que dan lo mejor a la sociedad, por ejemplo la familia", acotó Goñi.

"Acá se pone foco en la diferencia de una forma provocativa que les hace muchísimo más daño que los beneficios que se les puede dar. Muchas de estas soluciones no son realmente demandadas por la mayoría sino, reitero, por provocar con medidas desproporcionadas con el resultado de exponerlos a la burla", añadió.

Por su parte, el representante del Partido Colorado Walter Verri dijo a Efe que su bancada asumió una posición negativa respecto a la ley debido a que Uruguay posee "una basta trayectoria y tradición" en materia de defensa de los Derechos Humanos, que ya están contemplados en la Constitución.

"Nosotros creemos que esto es más gobernar al grito de un colectivo y no gobernar en definitiva para realmente combatir la discriminación", indicó.

Asimismo, el diputado del Partido Independiente (PI) Daniel Radío explicó a Efe que desde su agrupación comparten "la orientación filosófica general" del proyecto, ya que creen que la misma "reafirma Derechos Humanos", y por eso votaron en su favor.

Sin embargo, uno de los artículos que esta bancada política no apoyó es el que permite que menores de edad accedan a cambios de nombres y tratamientos hormonales sin el consentimiento de sus padres o representantes legales.

"Nosotros no estamos de acuerdo en eso, me parece que ese es un debate que hay que dar más en profundidad en todo caso", apostilló.

Otro artículo muy criticado fue el que dicta que las personas trans, nacidas antes del 31 de diciembre de 1975, que demuestren haber sido víctimas de violencia institucional o privadas de su libertad como consecuencia de las fuerzas de seguridad, tienen derecho a una reparación económica.

Pese a ello, la normativa se aprobó no solo con votos de los representantes del FA -que ostenta la mayoría parlamentaria- sino también de miembros de la oposición y, así, el Congreso del país austral dio luz verde a una ley que llevaba año y medio en la órbita parlamentaria y que ahora deberá ser promulgada por el Poder Ejecutivo.

En ese sentido, el integrante del colectivo Trans Boys Uruguay Rodrigo Falcon expresó a Efe que la nueva ley podrá mejorar la calidad de vida de la población y dijo que le sorprendió "positivamente" que tuviera el apoyo de todos los sectores en la Cámara Baja, ya que en el Senado se había aprobado apenas con votos del FA, y del único representante del PI, Pablo Mieres.

"Todos y cada uno de los (24) artículos están muy bien armados. Estamos sumamente conformes con el proyecto de ley", concluyó.