EFEBogotá

Estudiantes de 11 universidades públicas y privadas de Colombia unieron fuerzas este viernes para protestar masivamente en las calles de Bogotá por las acciones disuasivas del Escuadrón Movil Antidisturbios (Esmad) y la corrupción que al parecer se presenta al interior de una de las instituciones.

En diferentes puntos de la capital hubo concentraciones de jóvenes de las universidades púbicas Distrital, Nacional y Pedagógica, que recibieron en esta oportunidad el apoyo decidido de sus pares de las privadas Externado de Colombia, Javeriana, Central, EAN, Rosario, Católica, Piloto y Los Andes, que tradicionalmente se mantienen al margen de las manifestaciones.

Batucadas, pancartas y cánticos fueron el común denominador de la jornada en la que hubo duros enfrentamientos con la Policía en el centro de la ciudad hasta ya entrada la noche.

"La tarea de la paz es de todos", gritaron los muchachos mientras se reunían en la mañana frente a sus respectivas universidades para posteriormente caminar hacia el Parque de los Periodistas, en donde al caer la tarde llevaron a cabo una multitudinaria concentración.

Con banderas de Colombia y varios de ellos vestidos de blanco, los manifestantes avanzaron escoltados por la Policía que custodió también los portales del sistema de transporte público masivo Transmilenio para impedir que el tráfico fuera obstaculizado y los autobuses vandalizados como en días anteriores.

Sin embargo, encapuchados ingresaron en la tarde de este viernes a la sede del gubernamental Instituto Colombiano de Crédito Educativo y Estudios Técnicos en el Exterior (Icetex) e intentaron prender fuego al primer piso de la edificación ubicada en el centro de Bogotá.

Uno de los encargados de la seguridad del edificio aseguró a periodistas que los manifestantes ingresaron a la fuerza a la sede del Icetex y los trabajadores nada pudieron hacer para contenerlos.

El testigo calificó la situación de "indignante" toda vez que desde el interior del Icetex no hubo agresión hacia los encapuchados.

En imágenes difundidas por medios locales, varios de cuyos periodistas fueron agredidos mientras realizaban la cobertura, se pueden observar las instalaciones llenas de humo y las piedras que lanzaron los jóvenes regadas en el piso.

"Nos tocó defendernos con camillas, cascos y sillas. No estamos preparados para una situación como esta y nos tocó recurrir a lo que tuviéramos a la mano", dijo otra de las trabajadoras del Icetex.

Un hombre que se encontraba en la zona indicó también que los alumnos "empezaron a lanzar piedras, ladrillos y bombas molotov", que generaron un conato de incendio, y que el Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) de la Policía respondió con "bombas aturdidoras" para tratar de replegar a los manifestantes.

La situación se salió de control y ante el temor que sintieron por sus vidas, los empleados oficiales activaron los extintores para apagar el fuego y evitar que más vándalos ingresaran para saquear el sitio.

"El vandalismo y la intolerancia hasta con los periodistas tristemente fueron la característica de las marchas del viernes por la tarde", dijo en su cuenta de Twitter el alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa.

Los vecinos del sector debieron cubrir los ventanales de los locales comerciales y apartamentos para no ser víctimas de los desmanes en lo que un policía resultó herido.

La solidaridad de los estudiantes de las instituciones privadas hacia los que estudian en centros públicos surgió este viernes luego de que el pasado 24 de septiembre se conociera que la Procuraduría (ministerio público) investiga al profesor de Ingeniera de Obras Civiles y exdirector de Extensión de la Universidad Distrital Wilman Muñoz Prieto.

Al docente se le acusa presunto mal manejo de más de 10.490 millones de pesos (unos 3 millones de dólares), lo que motivó la airada reacción de al menos 200 alumnos.

Ese día los jóvenes, varios de ellos encapuchados, ingresaron por la fuerza al edificio donde están las dependencias administrativas y trataron de entrar a la rectoría utilizando un taladro para romper las puertas.

Para contener la protesta, que se llevó a cabo sobre la carrera Séptima, una de las más transitadas de Bogotá, el Esmad hizo presencia y lanzó agua y gases lacrimógenos.

El 25 de septiembre los estudiantes de la Javeriana, situada al frente de la Distrital, llevaron a cabo un plantón pacífico para rechazar el accionar del Esmad debido a que varios de los gases y bombas aturdidoras cayeron cerca de uno de los edificios del Hospital San Ignacio, que hace parte de la institución educativa privada.