EFEMontevideo

Médicos paliativistas, académicos y políticos de diversos partidos se unieron para formar "Prudencia Uruguay", un colectivo que pide al menos dos años de debate para una "reflexión profunda" en la sociedad ante la propuesta de legalizar la eutanasia en el país.

La agrupación, que hará su presentación este jueves en el Parlamento uruguayo, cuenta con el apoyo de unos 200 profesionales y, como indica a Efe uno de sus impulsores, el diputado por el Partido Nacional (PN) Rodrigo Goñi, busca dar voz a quienes se oponen a legalizar la eutanasia y el suicidio asistido.

Según Goñi, Prudencia Uruguay surge a raíz de contactos por redes sociales entre políticos, médicos, expertos en Derechos Humanos, psiquiatras y catedráticos de bioética y filosofía, entre otros, que se oponen al proyecto de ley por "una muerte digna" presentado en marzo por el diputado del Partido Colorado (PC) Ope Pasquet.

El legislador del PN -partido de centroderecha que integra el presidente uruguayo, Luis Lacalle Pou- señaló que la clave es promover tanto un debate público como una "reflexión profunda" sobre el tema en la sociedad uruguaya para, como dice la consigna del movimiento, "eliminar el sufrimiento y no la vida".

"Este es un tema que involucra aspectos éticos, jurídicos y sociales de principal relevancia y gran complejidad. No tomarse un tiempo para esta reflexión es un apresuramiento que no solamente va a costar muchas vidas en una mala solución sino que genera en la convivencia social una violencia", subrayó.

Goñi enfatizó así que a nivel mundial se observa que cuando el debate sobre eutanasia se hace "con serenidad" las posturas cambian generalmente "en favor a la postura contraria", por lo que el colectivo demanda un plazo de no menos de dos años para debatir.

A lo que una encuesta conducida por el Sindicato Médico del Uruguay con la encuestadora Equipos Consultores arrojó que un 82 % de los uruguayos estaría a favor de la eutanasia, Goñi asegura que lo que se refleja allí es una pregunta errónea y "desinformación".

"Buena parte de la sociedad no sabe distinguir la eutanasia de un enseñamiento terapéutico o la respuesta de los cuidados paliativos (...) entonces cuando usted hace encuestas que lo que buscan es preguntar eutanasia o sufrimiento la gente dice eutanasia, nadie quiere sufrir", recalcó.

A su vez, el legislador acota que, como lee su proclama, el grupo defiende los cuidados paliativos, el respeto del derecho a la vida y la no deshumanización de los enfermos terminales pero no considera en sus argumentos posturas religiosas, ya que el uruguayo es un Estado laico.

A lo que aseguró que Prudencia Uruguay cuenta con apoyo de diputados de todos los partidos, en los que hay posturas a favor y en contra, Goñi plantea que, en adelante, el colectivo participará de actividades en varias ciudades del país para abrir el diálogo.