EFEAtenas

Grecia no logra dar un giro al curso epidemiológico negativo que lleva registrando desde comienzos de mes y el miércoles registró 262 nuevos casos de COVID-19, un nuevo récord desde el comienzo de la pandemia en febrero pasado.

El hecho de que solo 22 del total de infecciones fueron detectados entre turistas muestra que la propagación está teniendo más lugar entre la población local y sobre todo con una amplia extensión por todo el país, debido al creciente movimiento de personas por las vacaciones.

Para frenar en seco esta tendencia, el Gobierno del conservador Kyriakos Mitsotakis aprobó esta semana una nueva serie de restricciones que, entre otras medidas, contempla el cierre de bares y restaurantes entre la medianoche y las siete de la mañana.

De momento esta normativa tan solo está vigente en Creta, Macedonia oriental y Tracia, Salónica, Calcídica, Lárisa, Corfú, Rodas, Zante, Santorini, Mikonos, Antíparos, Volos y Kos, pero no se excluye que deba ampliarse en los próximos días, sobre todo en la capital, Atenas, que ayer acumuló junto a Salónica (la segunda mayor ciudad) 151 casos del total.

Según informó el ministro de Sanidad griego, Vassilis Kikilías, la edad media de los pacientes ha bajado drásticamente en agosto, hasta los 36 años.

Las autoridades están alarmadas además por la laxitud con la que parte de la población está reaccionando al nuevo repunte y al endurecimiento de medidas.

Si bien la mayoría de los ciudadanos parece respetar la obligatoriedad de llevar mascarillas en interiores, en muchos lugares el cierre de bares a las 12 de la noche no ha hecho más que desplazar la concentración de personas a las calles y playas.

El martes se registró además un brote alarmante en una residencia de mayores en Salónica, con 36 internos infectados.

Según informó el epidemiólogo Sotiris Tsiordas, encargado de la gestión de la crisis de COVID-19, tras una visita al centro de mayores, el brote fue causado por un empleado joven que había asistido a un concierto multitudinario.

Las personas que dieron positivo fueron trasladadas a un hospital de Salónica, mientras que la residencia ha sido puesta en cuarentena durante una semana.

El número total de casos confirmados ha ascendido a 6.177, de los cuales el 24,7 % están relacionados con llegadas desde el exterior, y el 48,6 % tienen conexión con un caso ya conocido.

El número de fallecidos es de 216, con una edad promedio de 76 años.