EFESantiago de Chile

Activistas de la organización ambientalista Greenpeace intentaron hoy desplegar un lienzo de más de 20 metros de altura desde uno de los costados del edifico más alto de la capital chilena donde se podía leer "Las bolsas plásticas matan", pero fueron reprimidos por los guardias del inmueble.

La demostración se enmarcó dentro de la campaña del grupo ecologista que busca exponer las "devastadoras consecuencias medioambientales" que el plástico está causando en Chile, país de 17,5 millones de habitantes.

En este contexto, el enorme lienzo de Greenpeace buscaba ser colgado desde un aviso publicitario de la cadena de supermercados Jumbo, propiedad del empresario Horst Paulmann quien también es dueño de la minorista Cencosud, al que la organización solicita el fin de la entrega de bolsas plásticas en sus locales.

"Sin embargo, y pese al carácter pacífico de la demostración, el intento terminó con un violento desalojo que incluyó golpes, amenazas con arma blanca por parte del personal de un restaurante y el destrozo de cámaras de filmación", señaló a los periodistas Soledad Acuña, coordinadora de la campaña antiplásticos de Greenpeace.

Acuña sostuvo que Greenpeace planeó una actividad absolutamente pacífica, que era exigir a Jumbo y Paulmann un compromiso formal para poner fin a las bolsas plásticas en sus locales, pero que se encontraron con una "violencia inusitada" por parte de los guardias del Costanera Center, el rascacielos más alto de Sudamérica, cuyos dueños son el holding Cencosud.

"Greenpeace va a seguir exponiendo a quienes se encargan de dañar nuestro medioambiente. No nos vamos a amedrentar ante este tipo de reacciones y volveremos a denunciarlos de manera pacífica cuantas veces se necesario", enfatizó.

Durante el segundo Gobierno de la presidenta Michelle Bachelet, Chile -donde al mes se usan unos 300 millones de bolsas plásticas- aprobó un proyecto de ley para eliminar el uso de ellas en más de 100 comunas costeras del país.