EFEGuatemala

El presidente de Guatemala, Alejandro Giammattei, anunció este domingo un sistema de alertas que a partir del 27 de julio regulará las actividades económicas y de convivencia del país, dependiendo de la cantidad de contagios de la COVID-19 por sector geográfico.

Giammattei explicó en cadena nacional que el semáforo epidemiológico por municipio, departamento o región determinará la posibilidad de reabrir el transporte público y los centros comerciales, ambos sin actividad desde el 15 de marzo, dos días después de que las autoridades detectaran el primer caso de coronavirus en el país.

El nuevo sistema implementado por el Gobierno de Guatemala tendrá como principal referencia la cantidad de contagios por cada millón de habitantes, además del porcentaje de pruebas positivas.

"No quiero hablar de una reapertura o de una reactivación, sino de una recuperación. Debemos recuperarnos como sociedad", expuso Giammattei.

El sistema de alertas está compuesto por cuatro colores y va de verde, el más permisivo y la "nueva normalidad" en palabras de Giammattei, al rojo (alerta máxima), pasando por el naranja (alerta alta) y amarillo (alerta moderada).

En ninguno de los planes expuestos por el gobernante se señala la reapertura del ciclo educativo o de las fronteras, aunque en días recientes Giammattei no descartó públicamente ambas opciones durante el segundo semestre del año.

Guatemala ha contabilizado hasta la última actualización este domingo un total de 29.355 casos de coronavirus, incluidos 1.219 fallecidos, la cifra más alta de decesos de Centroamérica.

Con base al nuevo sistema de alertas, Giammattei explicó que actualmente 64 municipios se encontrarían en alerta roja, 35 en naranja y 241 en amarilla.

Si el sistema se utilizara con los 22 departamentos del país, el presidente detalló que nueve se encuentran en alerta roja, cinco en naranja y ocho en amarilla.

La propuesta del Gobierno de Giammattei es similar a la instalada en México desde el pasado 1 de junio, regida también con un semáforo epidemiológico de cuatro colores.

A la fecha, todavía ningún estado del país vecino, uno de los que 10 con más contagios del mundo, ha sido declarado en semáforo amarillo o verde.

"El mundo como lo conocimos hasta 2019 ya no existe. Tenemos que prepararnos para vivir una nueva realidad", apostilló Giammattei.

LOS PRÓXIMOS 15 DÍAS

El presidente guatemalteco aseveró que durante los próximos 15 días el país se mantendrá bajo toque de queda como sucede del 22 de marzo, y con otras disposiciones similares a las vigentes en el último mes.

Giammattei ordenó que se mantenga la restricción de circulación de vehículos con base al número final de su matrícula y la fecha, si es par o impar, impuesta desde hace un mes en los cuatro departamentos con más casos. Sin embargo, el mandatario amplió la medida a otras cinco provincias.

El Gobierno del médico y cirujano de 64 años también removió la prohibición de moverse entre departamentos, impuesta en Guatemala, Escuintla, San Marcos y Quetzaltenango, las cuatro provincias con más contagios.

Por último, Giammattei dispuso que se mantenga el toque de queda completo los próximos dos domingos, como sucede desde hace 30 días.

Según organismos internacionales, Guatemala cuenta con uno de los sistemas sanitarios más débiles del continente y también es uno de los países que menos pruebas para detectar la enfermedad, con menos de 1.500 tests en promedio cada día mientras la media regional ronda las 4.000 pruebas diarias.

Guatemala ya había puesto en vigor un acuerdo ministerial el 3 de junio en el que organizaba un desconfinamiento en cuatro fases dependiendo del número de casos, con lapsos de 14 días, y que funcionaría como "estrategia nacional" ante la COVID-19, aunque Giammattei no se refirió al mismo en su discurso este domingo.