EFEBuenos Aires

El hermano de Santiago Maldonado, el joven argentino desaparecido desde hace un mes y medio, pidió hoy que lo "devuelvan" y cuestionó el accionar del Ministerio de Seguridad argentino.

"El que sabe dónde está, que me lo devuelva", dijo Sergio Maldonado, hermano del joven activista, visto por última vez el 1 de agosto, durante una protesta de una comunidad mapuche en el sur del país que fue reprimida por la Gendarmería argentina.

En una entrevista con el canal Todo Noticias, Sergio Maldonado señaló que la ministra de Seguridad argentina, Patricia Bullrich, de quien depende la Gendarmería, "lo único que hizo desde el principio fue crear un cono de silencio y una protección" a esa fuerza de seguridad en vez de ponerse del lado de la familia del joven.

"Para mí, la ministra se tendría que haber puesto a disposición (de la familia Maldonado) en seguida, ponerse de nuestro lado, que somos las víctimas... ¿por qué salir a defender tan rotundamente (a la Gendarmería)?", se preguntó.

En el último mes, parte de la oposición, organismos de derechos humanos, familiares y sociedad civil han cuestionado la actuación de la Gendarmería, que reprimió la protesta, y responsabilizan al Gobierno -del que depende esa fuerza de seguridad- de la desaparición.

El caso ha generado una fuerte división en el país y las organizaciones humanitarias han llegado a comparar el hecho con las prácticas de la última dictadura militar (1976-1983), cuando se produjo la desaparición, según datos de esas asociaciones, de 30.000 personas.

Sergio Maldonado dijo que no puede evitar que el caso de su hermano sea "tomado políticamente" porque "es un año electoral" y "porque los derechos humanos también son política".

"Sí me molesta que alguno lo use en beneficio propio y yo no puedo controlarlo a eso. Yo no hago política. Y si es política reclamar que aparezca Santiago, será que hago política", comentó.

Sergio Maldonado cuestionó asimismo el accionar de la Justicia, que aún no ha dado ninguna respuesta sobre el destino del joven.

"La justicia tarde o temprano tiene que llegar. Dios lo ve todo", sostuvo.