EFETegucigalpa

La cifra de fallecidos en Honduras por la COVID-19 ascendió este viernes a 1.465, desde marzo, en tanto que los contagios ya suman 46.365, informó este viernes en cadena de radio y televisión el estatal Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (Sinager).

El organismo añadió a sus estadísticas 19 fallecimientos y 610 nuevos contagios, todos de distintas fechas.

Ambos departamentos, los más desarrollados y poblados del país, siguen siendo los principales epicentros de la pandemia, que se comenzó a expandir en marzo.

El Sinager también registró hoy 1.144 personas hospitalizadas a nivel nacional, de las que 835 tiene una condición de "estables", 265 "graves" y 44 en "unidades de cuidados intensivos".

Se suman 130 pacientes que lograron vencer la COVID-19, con los que la cifra de recuperados se elevó a 6.355.

La tasa de letalidad, según el Sinager, es de 3,16 por ciento, aunque según fuentes médicas que están al frente de la pandemia en hospitales públicos, la cifra de muertos y contagios a nivel nacional es mayor que la registrada hasta ahora por el organismo estatal.

PROBLEMAS EN LABORATORIOS DE VIROLOGÍA

En las últimas semanas ha habido un descenso en las pruebas PCR del Laboratorio Nacional de Virología, que cuenta con dos centros: uno en San Pedro Sula, en el norte hondureño, y otro en Tegucigalpa, la capital.

Al respecto, la ministra de Salud, Alba Consuelo Flores, dijo a periodistas que la caída del recuento de contagios ha obedecido a que el equipo de los dos laboratorios ha estado en mantenimiento.

La alta funcionaria señaló que no es cierto que los problemas de los laboratorios, que siguen operando, aunque con menos muestras, obedezcan a un supuesto desabastecimiento de pruebas PCR.

Según Flores, cada laboratorio procesa un promedio de 800 pruebas PCR, a las que se suman unas 60, que aportan laboratorios privados.

Según médicos de nosocomios estatales, se necesitan de 2.000 a 3.000 pruebas PCR para tener una mayor idea de la magnitud de la pandemia.

HERNÁNDEZ REAPARECE INAUGURANDO UN CENTRO DE TRIAJE

El presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, quien en julio se recuperó después de haber dado positivo para el coronavirus, por lo que estuvo ingresado en el Hospital Militar, en Tegucigalpa, hoy reapareció en la inauguración de un centro de triaje en la ciudad de Danlí, en el oriente del país.

"Hasta hoy me autorizaron a salir, pero con las medidas del caso y el respectivo distanciamiento social", indicó Hernández, protegido con una mascarilla.

Agregó que "se vuelve necesario tomar las medidas de bioseguridad del caso, porque se habla que una persona puede volver a contagiarse".

La esposa del mandatario, Ana García, también resultó ser asintomática de la enfermedad, por lo que estuvo en tratamiento médico en su residencia, mientras él era asistido en el Hospital Militar.

Hernández fue dado de alta el 2 de julio, desde entonces ha venido ejerciendo sus funciones desde su residencia, mediante la modalidad de teletrabajo, según declaraciones del mismo gobernante.