EFEPanamá

Un túnel de desinfección fue instalado en el acceso de la principal terminal de transporte terrestre de pasajeros de Panamá, que rocía con dióxido de cloro rebajado a los usuarios para frenar la propagación de la COVID-19 en el país.

"Hemos instalado nuestro primer túnel de desinfección en la Gran Terminal Nacional de Transporte de Panamá de cara a la responsabilidad que tenemos con la sociedad ante el virus COVID-19", dijo este viernes a EFE el director de operaciones y seguridad de terminal de Albrook, Benjamín Solís.

De Albrook, ubicada al sur de la capital, parten los buses que recorren todo el país y Centroamérica usando la carretera Panamericana, la vía que conecta todo el continente. También allí comienza la línea 1 de metro de la capital.

La estación conecta con uno de los centros comerciales más grandes del país, que también tiene previsto instalar los túneles para acceder a sus instalaciones.

El túnel de desinfección consiste en un pasillo por el que deben pasar lo usuarios antes de entrar a la terminal. Unos infrarrojos activan los aspersores que expulsan dióxido de cloro, un líquido que ayuda a eliminar bacterias y no es dañino para la salud del ser humano.

Esta iniciativa de la Terminal Nacional de Transporte de Albrook busca mitigar entre los usuarios la propagación del nuevo coronavirus SARS-CoV-2, una enfermedad que ha causado al menos 146 muertes y 5.166 contagios en Panamá, hasta el momento el país el más afectado de la región.

"Recibimos muchos pasajeros del área metropolitana y alrededores por lo que tomamos la iniciativa de aplicar los túneles como un aporte a la ciudadanía", afirmó Solís.

La terminal, por la que pasan miles usuarios diarios, ha disminuido el fluyo de pasajeros debido a que Panamá mantiene una cuaretena nacional obligatoria desde que el 25 de marzo, una medida que se sumó al cierre previo de las escuelas, de los comercios e industrias no esenciales, y a la prohibición de eventos deportivos y culturales y toda aglomeración.