EFELondres

El primer ministro británico, Boris Johnson, admitió este lunes que teme que la cumbre del Clima COP26, que empezará la próxima semana en Glasgow (Escocia), no alcance los avances necesarios para atajar la crisis climática.

El jefe del Gobierno hizo esta admisión en un encuentro con escolares en su residencia de Downing Street, en el que respondió a preguntas sobre el problema del cambio climático.

"Necesitamos tantas personas como sea posible para llegar al cero neto (de emisiones) para que no produzcan demasiado dióxido de carbono a mediados de siglo", resaltó Johnson.

"Creo que se puede hacer, (pero) será una cumbre muy difícil. Estoy muy preocupado porque puede salir mal y no podremos obtener los acuerdos que necesitamos", dijo el primer ministro británico, que admitió que el éxito de la cita pende de un hilo.

En su encuentro con escolares, Johnson se quejó de que grandes corporaciones producen una "abrumadora" cantidad de plásticos.

"Grandes compañías de bebidas famosas que quizás conozcas, pero no las nombraré. No sé por qué no, pero no los nombraré", dijo el líder conservador al quejarse de la producción de plásticos.

Esta es considerada la conferencia del clima más importante desde el acuerdo de París (2015), que busca mantener el aumento de la temperatura global promedio por debajo de los 2 grados centígrados, y perseguir esfuerzos para limitar el incremento a 1,5 grados.