EFENueva York

La actriz Rosie Pérez apoyó este viernes el testimonio de Annabella Sciorra, que un día antes había relatado en un tribunal de Nueva York cómo el productor de cine Harvey Weinstein supuestamente la violó en el invierno de 1993-1994.

La presencia de Pérez como testigo en el caso contra Weinstein, acusado de cinco delitos de abusos sexuales -dos de ellos violación- fue solicitada por la Fiscalía, después de que la defensa del magnate de Hollywood pusiera en entredicho la veracidad del testimonio de Sciorra.

Sciorra, conocida por su papel en la serie Los Soprano, contó el jueves ante el tribunal y el propio Weinstein cómo el productor de cine la violó en su apartamento de Nueva York en el invierno entre 1993 y 1994 y cómo intentó en dos ocasiones posteriores tener contacto con ella.

La abogada de Weinstein Donna Rotunno intentó desacreditar el relato de Sciorra y llegó a sugerir con sus preguntas que había reconstruido su historia después de haber denunciado su caso a la prensa y, además, quiso insistir en su profesión de actriz, sugiriendo indirectamente que su testimonio podría ser otra de sus actuaciones.

Entre las pruebas presentadas por el equipo de Weinstein estuvo un fragmento de una entrevista a Sciorra en un programa de televisión dirigido por David Letterman en el que en un momento Sciorra dice entre bromas: "Tengo mala reputación, he sido pillada recientemente en un par de mentiras sobre algunas cosas".

La fiscal Joan Illuzzi-Orbon solicitó entonces la comparecencia de Pérez, amiga de Sciorra, para que explicara que la testigo le había confesado el asalto sexual de Weinstein poco después de que ocurriera y que quedara claro que no era algo que su clienta se inventó después de hablar con la prensa a partir de 2017.

Algo que Pérez confirmó este viernes en la sala, donde aseguró que Sciorra le aseguró a finales de 1993 que había sufrido una violación y meses después le confirmó que había sido Weinstein.

El relato de la actriz y amiga de Sciorra se produjo después de la comparecencia de una psiquiatría especializada en el síndrome del trauma por violación, Barbara Ziv, que explicó al jurado cual es el comportamiento de las víctimas de asaltos sexuales.

Ziv aseguró que la relación que las víctimas mantienen con sus agresores puede variar y apuntó que pueden seguir manteniendo contacto a través de mensajes de texto o de correos electrónicos o incluso pueden comenzar una relación que no existía antes del ataque.