EFEEcatepec (México)

Como si fuera una cazadora de infracciones, la llamada Célula Covid-19 del municipio mexicano de Ecatepec recorre estos días las calles para impulsar el uso, ahora obligatorio, del cubrebocas en esta urbe y tiene la facultad de poder retener por unas horas a cualquier transeúnte que se niegue a utilizarlo.

"La célula es un organismo con el cual repartimos información importante sobre covid-19. Pero además hacemos que los vecinos participen, en el sentido de que porten correctamente su cubrebocas, y también les damos otras recomendaciones", detalla este viernes en entrevista con Efe Victoria Arriaga, directora de Protección Civil y Bomberos de Ecatepec.

Mientras algunos ciudadanos corren, otros se ponen correctamente su mascarilla ante la llegada de las varias decenas de personas con chalecos verdes que realizan a pie un operativo en las calles cercanas al Palacio Municipal de Ecatepec, una urbe de 1,8 millones de habitantes colindante a la capital donde la semana pasada se aprobó la obligatoriedad del cubrebocas.

"Es un tema de tomar conciencia para que se tomen las medidas de seguridad, ya que el año pasado se perdieron bastantes vidas. Esto está perfecto para que tomemos nuestras medidas, y quiere decir que nos cuidan", dice a Efe Francisco, un joven de Ecatepec, mientras espera el autobús que lo lleva a su casa.

OBLIGATORIEDAD

El 12 de enero el pleno municipal aprobó una propuesta del alcalde Fernando Vilchis con la que se estableció que los elementos de la Dirección de Seguridad Pública y Tránsito de Ecatepec tienen la facultar de "realizar un exhorto" a los ciudadanos para que utilicen el cubrebocas.

Además, indica que aquellas personas que no acaten lo que los agentes integrados a la Célula Covid-19 les indiquen, podrán recibir una sanción consistente en el cumplimiento de 5 horas de trabajo comunitario o a un a arresto de entre dos y ocho horas.

Aunque en ningún caso podrán recibir una amonestación económica.

"En el área de seguridad pública están facultados para hacerte una amonestación verbal y comentarte que traes mal tu cubrebocas, que debes tapar de la nariz a la barbilla. Y si no lo traes y haces una negativa, puedes ser sancionado con trabajo de servicios públicos" o con varias horas retenido, precisa Arriaga.

SOLO UN DETENIDO

Hasta el momento solamente una persona ha sido detenida por unas horas desde la implantación de la medida de obligatoriedad de la mascarilla.

Hace algunos días, durante uno de los operativos de la Célula Covid-19, un hombre se negó a colocarse su cubrebocas y profirió insultos hacia los agentes que se lo pedían.

Por eso, fue detenido durante unas horas.

"Se ha manejado de manera correcta, ya que hasta ahora no he sabido de nadie que se lo lleven porque sí. El hecho de que lo hagan obligatorio está bien porque es protección para todos al final. (La medida) te cuida y cuida a los demás", considera la joven Erika al salir de su trabajo.

MEDIDA DERIVADA DE ÓMICRON

México acumula 4,54 millones contagios y más de 302.000 decesos por coronavirus, la quinta cifra más alta del mundo en números absolutos.

El país se encuentra en una cuarta ola de contagios de coronavirus desde la llegada de la variante ómicron a inicios de diciembre.

Sin embargo, las hospitalizaciones y los fallecimientos no han crecido de forma tan acelerada por lo que el Gobierno federal decidió no imponer nuevas restricciones.

"Sabemos hoy de la alerta por ómicron, que es sumamente contagioso. Hay datos que indican que va a haber un número importante de infectados y lo que nosotros pretendemos es salvaguardar la integridad de la gente", comparte la funcionaria.

Varios de los transeúntes entrevistados coinciden en que desde la llegada de la variante ómicron han sido muchos los casos de contagios que han tenido a su alrededor y son conscientes de que es necesario tomar todas las precauciones posibles.

Por su parte, Isabel, una mujer residente en Ecatepec que ya se contagió de coronavirus, valora el trabajo de la Célula Covid-19 y ve la obligatoriedad del cubrebocas como algo positivo, pero considera que tal vez ya es tarde.

"Si esto hubiera existido desde el inicio, hubiera sido perfecto", expresa la mujer, preocupada porque mucha gente "perdió el miedo" a la enfermedad.

Mientras, los miembros de la Célula Covid-19 continúan patrullando cada tarde los alrededores del Palacio Municipal y otros puntos de la ciudad buscando que más personas usen el cubrebocas.

Y según los vecinos de la zona, lo hacen con éxito, pues cada vez se ven menos ciudadanos sin mascarilla.