EFESan Salvador

El número de personas deportadas al Triángulo Norte de Centroamérica, principalmente desde México y EE.UU., se incrementó un 20,3 por ciento durante el primer trimestre de 2018, frente al mismo lapso de 2017, informó hoy la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

La entidad, que citó cifras oficiales, señaló que entre enero y marzo pasados fueron deportadas 45.371 personas a El Salvador, Guatemala y Honduras, 7.648 más que las 37.723 computadas en los mismos meses de 2017.

El Salvador fue el único país de esta zona de Centroamérica, una de las más letales del mundo por el asedio de las pandillas, que registró una baja en el número de deportados, principalmente desde Estados Unidos y México.

Las cifras compartidas por la OIM dan cuenta de que las deportaciones de salvadoreños bajaron un 37,9 por ciento en el primer trimestre de 2018, pasando de 9.392 casos en 2017 a 5.829 en la actualidad.

Guatemala registró en el mismo período un alza del 48 por ciento de los retornados, dado que en los primeros tres meses de 2018 computó 23.318 casos y en 2017 la cifra ascendió a 15.760 casos.

Por su parte, Honduras también registró un incremento en la cifra de deportaciones, pasando de 12.571 casos reportados en 2017 a 16.224 en el año en curso, con lo que la diferencia es del 29,1 por ciento.

El jefe de misión de la OIM para el Triángulo Norte, Jorge Peraza, señaló que existe "un cambio en la dinámica migratoria" desde la llegada de Donald Trump al Gobierno de Estados Unidos, que se refleja principalmente en las cifras de El Salvador.

"Muchas personas están repensando su proyecto migratorio, no consideran que es el momento oportuno para hacerlo porque hay programas más restrictivos y de mayor control en los países de destino", apuntó Peraza.

Detalló que en la región las principales razones de la migración irregular son la búsqueda de mejores condiciones económicas, la violencia que sufren los países, principalmente a manos de las pandillas, y la reunificación familiar.

Estos datos fueron compartidos durante la inauguración de un encuentro regional en el que la OIM y Estados Unidos buscan compartir experiencias de reintegración de personas retornadas aplicables a Centroamérica.