EFESao Paulo

La Alcaldía de Sao Paulo, la ciudad más poblada de Suramérica, investiga 300 casos sospechosos de la variante ómicron del coronavirus en el municipio, de los que 90 corresponden a personas que acudieron a una fiesta en la que se encontraba un paciente diagnosticado con la nueva cepa.

De los 90 invitados que se encuentran bajo el acompañamiento de las autoridades sanitarias, un total de 22 ya han dado positivo para el coronavirus y en siete de ellos se detectó la presencia de la ómicron, según informó la Secretaría Municipal de Salud en un comunicado.

"El pasado miércoles, siete nuevos casos de la variante ómicron fueron identificados en la capital. Todos están relacionados al caso del paciente de 67 años diagnosticado con la variante" hace una semana, precisó.

El número de contagiados, sin embargo, podría aumentar, ya que los demás participantes en la celebración solo deberán ser sometidos a las pruebas para la detección de la covid en los próximos días.

Con la confirmación de los nuevos casos, la capital paulista, que cuenta con unos 12 millones de habitantes, ya suma diez infecciones por la nueva variante.

"Todos los pacientes están siendo acompañados por profesionales de la Secretaría de Salud, están con síntomas leves y cumplen cuarentena en casa", agregó la nota.

Sao Paulo confirmó a inicios de diciembre los tres primeros casos de la ómicron en Brasil, en dos pasajeros procedentes de Sudáfrica y, el tercero, de Etiopía.

Desde entonces, Brasil, con una población de unas 213 millones de personas y uno de los tres países más azotados por la pandemia al lado de Estados Unidos e India, ya contabiliza 19 casos confirmados y ocho sospechosos de la nueva variante, aunque por el momento no ha registrado ninguna muerte.

Desde el inicio de la emergencia sanitaria, en febrero de 2020, el gigante latinoamericano acumula más de 617.000 fallecidos y 22,2 millones de contagiados por el coronavirus.