EFELima

La deforestación de los bosques húmedos en la Amazonía de Perú se redujo en 1.148 hectáreas en 2018, un 0,73 % menos respecto al 2017, una tendencia que las autoridades medioambientales confían en aumentar para contrarrestar la pérdida de más de dos millones de hectáreas en esa zona desde 2001.

Un estudio compartido por la ministra del Ambiente, Fabiola Muñoz, en la Cumbre del Clima (COP25) que se realiza en Madrid, reveló que la pérdida de bosques húmedos amazónicos en el 2018 alcanzó las 154.766 hectáreas.

Un año antes, la pérdida de bosques húmedos fue de 155.914 hectáreas, según informó este martes el ministerio del Ambiente en Lima.

Desde el 2001, la cifra promedio de pérdida anual ha sido de 126.938 hectáreas de bosques y desde ese año se ha acumulado una destrucción de 2.284.889 hectáreas en la Amazonía peruana.

El estudio del Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre (SERFOR) y el Programa Nacional de Conservación de Bosques para la Mitigación del Cambio Climático afirmó que Loreto fue la región selvática que tuvo una mayor deforestación en 2018 con 26.203 hectáreas.

Le siguieron las selváticas Ucayali con 25.991 hectáreas, Madre de Dios con 23.492 hectáreas y San Martín con 21.991 hectáreas destruidas.

Otras regiones afectadas fueron la central Huánuco con 16.560 hectáreas deforestadas, las andinas Cusco con 9.643 hectáreas y Junín con 8.497 hectáreas, la norteña Amazonas con 7.453 hectáreas y la surandina Puno con 6.701 hectáreas.

El ministerio indicó que Perú aspira a continuar disminuyendo las cifras de deforestación hacia el 2021, con una serie de medidas implementadas por los ministerios de Agricultura y Ambiente.

Entre esas acciones figuran la zonificación forestal en las regiones afectadas, la plataforma de Monitoreo Satelital de los Impactos al Patrimonio Forestal y la lucha contra la tala ilegal, entre otras actividades ilícitas reportadas en la Amazonía.