EFELima

La gestación subrogada no está ni permitida ni prohibida en Perú, lo que deja a esta práctica en un limbo legal complejo que no está cerca de aclararse ya que el país tiene una mayoría conservadora con poca voluntad de legislar este tema.

"Hablar de gestación por sustitución en Perú es hablar de un tema que despierta muchas polémicas por cuestiones culturales e ideas filosóficas y religiosas de corte conservador en las que la figura de la madre es una figura central y sagrada", declaró a Efe Paula Silverino, doctora en derecho y experta en reproducción asistida.

En el país andino, como en otros de América Latina, la gestación subrogada es una práctica legal pero no está regulada, y pese a la creencia popular de que lo que no está explícitamente prohibido, está permitido, no ocurre esto en el derecho administrativo, que es el que regula el registro de los bebés.

"Lo que está permitido es llegar a los procesos de reproducción asistida, pero una vez nace el bebé, sí existe una legislación y está regulado por normas obligatorias de orden público, ahí es donde se genera todo el problema y la colisión", explicó Silverino.

La experta se refiere a que en el país, la madre es automáticamente la que da a luz al bebé, y no se puede cambiar más adelante por la madre que se ocupará de él, lo que hace la gestación subrogada un proceso lleno de incertidumbres.

CASO MEDIÁTICO

El debate sobre la gestación subrogada ha vuelto a la opinión pública ya que Ricardo Morán, presentador de televisión, escritor y figura muy conocida en Perú, denunció al Registro Nacional de Identificación y Estado Civil (RENIEC), por no dejar inscribir a sus hijos, fruto de esta técnica de reproducción, sin el nombre de la madre.

"La Constitución peruana es muy clara, a cualquier niña o niño nacido de un peruano en cualquier parte del mundo le corresponde su ciudadanía y su registro como peruano, con lo cual el RENIEC está vulnerando los derechos constitucionales de mis hijos", declaró Morán a Efe.

El Registro peruano solo permite inscribir a niños con el nombre de ambos progenitores, o el de una madre que indica que el padre se ha desentendido, o los casos de madres solteras, cuyos bebés adoptan sus apellidos, pero no existe esta opción para padres solteros o parejas homosexuales.

"Estas normas se redactaron en 1936 y se revisaron en 1984, cuando las técnicas de reproducción asistida no estaban en boga y existe un vacío en nuestra legislación para personas de cualquier género y orientación sexual que tengan hijos", lamentó Morán.

El presentador explica que cuando volvió de Estados Unidos con sus hijos no esperaba esta respuesta de la institución pública, ni el futuro y largo proceso judicial que le espera para que sus hijos puedan obtener la nacionalidad peruana.

VACÍO LEGAL

Desde hace años parejas heterosexuales que tienen problemas para tener hijos han optado por la gestación subrogada en el país sorteando la ley.

Es decir, la mujer gestante tenía el hijo biológico de la pareja y, como en Perú la madre oficial es la que alumbra, se registraba al bebé con ella y el padre, y más tarde se daba en adopción al retoño y este era adoptado por los progenitores.

"Este vacío legal deja en situación de vulnerabilidad e incertidumbre a las familias, gestantes y niños que forman parte de estas técnicas", dijo Silverino, y pueden sucederse episodios de alta tensión, como el que ocurrió en este país el pasado 2018.

Un matrimonio chileno acudió a Perú para recoger a su hijo biológico gestado por una mujer, comúnmente denominada "vientre de alquiler", pero al abandonar el país con el bebé, las autoridades detuvieron a la pareja por un presunto caso de trata de personas, hasta que se pudo demostrar que el niño era el hijo del matrimonio.

"Al margen de las distintas concepciones de familia, los diferentes ideales de cada persona o grupo religioso, la realidad dicta la ley y desde que existe gestación subrogada estos casos son posibles y deben estar amparados y protegidos porque los derechos que están siendo violados no son los míos, son los de mis hijos", expresó Morán.

"Aquí existe una resistencia muy fuerte a reconocer otras formas de constitución familiar como son las formadas por el colectivo LGTBIQ+, tenemos una deuda enorme", reconoce Silverino.

En tal sentido, legislar sobre técnicas de reproducción asistida es un tema prácticamente tabú y los esfuerzos realizados por congresistas progresistas siempre se quedan en anteproyectos de leyes, como el redactado en 2018 fruto del escándalo del matrimonio chileno.

Perú no recoge en sus leyes la identidad de género, ni el matrimonio igualitario y mucho menos la adopción de parejas homosexuales, y esto genera obstáculos en lo legal y también en lo social, ya que el país cuenta con altas tasas de homofobia, pues el 60 % de la población peruana se muestra en contra del matrimonio igualitario, según cifras del Instituto de Estudios Peruanos.

Paula Bayarte