EFEPanamá

La directora de la entidad estatal a cargo de la supervisión de los albergues en Panamá, Mayra Silvera, renunció al cargo en medio del escándalo que envuelve a la institución por las denuncias de abusos sexuales y maltratos a menores desde al menos 2015.

Esta es la segunda renuncia a raíz de este caso: Eduardo Ulloa dimitió como fiscal general la semana pasada "por los últimos hechos que han conmocionado a la nación panameña", en relación a las denuncias de abusos en los albergues y las continuas protestas públicas para exigir justicia.

Silvera fue nombrada en enero de este como la Secretaria Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia (Senniaf), cargo que asumió en febrero tras ser ratificada, y días después se hizo público el informe parlamentario que documenta los vejámenes.

En declaraciones a la Radio Panamá, Silvera explicó que este miércoles recibió "una llamada de la Presidencia" de la República citándola "de inmediato" y que al llegar le "presentaron una carta de renuncia ya redactada".

"Yo no estaba renunciando (...) y procedí a firmar", afirmó Silvera, que admitió que el pasado 25 de febrero sí entregó una carta dimitiendo al cargo por el escándalo de los abusos, la cual, aseveró, no fue recibida.

"En ese momento quise presentar mi renuncia porque no sentía apoyo", pero tras ser rechazada decidió continuar en el cargo ya que le habían prometido más respaldo, relató.

El lunes pasado se realizó una "reunión con la junta directiva" en la que Silvera presentó "una serie de hallazgos y propuestas de trabajo (...) y solicité las auditorías correspondientes. Hoy puedo decir que lo que me hicieron ayer, es el resultado de esto".

Sobre las críticas a su corta gestión como directora de la Senniaf, Silvera dijo que no va “a asumir las responsabilidades de las acciones dolosas de quienes me antecedieron".

"Estuve ciega, como en un cuarto oscuro, sin saber qué hacer", dijo la ahora exdirectora, muy criticada desde el ámbito político y social por apenas dar declaraciones sobre el caso de los albergues.

Silvera y la ministra de Desarrollo Social, María Inés Castillo, están citadas en el Parlamento para responder a un cuestionario sobre los albergues, pero la fecha ha sido dilatada por "órdenes" del gobernante Partido Revolucionario Democrático (PRD), que mantiene el control del Legislativo, según denuncia la oposición.

A inicios de febrero una subcomisión parlamentaria presentó un informe que detalla que desde 2015 decenas de menores, muchos con algún tipo de discapacidad, fueron abusados sexualmente y maltratados en al menos 14 albergues en los que se acoge a niños y adolescentes en situación de vulnerabilidad.

Hay testimonio de las supuestas víctimas de violación según los cuales fueron atacadas "religiosos" o cuidadores, y que incluso les hicieron abortar, como le dijo a Efe la diputada oficialista, Zulay Rodríguez.

Esta semana la Fiscalía, ahora liderada por el fiscal general encargado, Javier Caraballo, ha informado que hay tres personas imputadas, mientras que este jueves fueron aprehendidos dos más relacionados con irregularidades y maltratos en los albergues.