EFEBrasilia

La justicia militar de Brasil revocó este jueves la prisión preventiva que pesaba sobre nueve soldados del Ejército acusados de ametrallar a un músico y a un recolector de basura en Río de Janeiro tras disparar contra el vehículo del primero hasta 257 veces, informaron fuentes castrenses.

La decisión fue tomada por los magistrados que componen el pleno del Tribunal Superior Militar, quienes, por una amplia mayoría (11-3), decidieron conceder sendos "habeas corpus" a los investigados, que ahora responderán al proceso en libertad.

Los nueve militares permanecían en prisión preventiva desde principios de abril pasado, acusados de disparar indiscriminadamente contra un vehículo y matar al conductor del mismo, Evaldo Rosa, de 51 años, y a un recolector de basura que intentó socorrerle.

Rosa, que era músico, se dirigía a una fiesta infantil en compañía de su esposa, su hijo de 7 años, su suegro y una amiga de la familia, cuando fueron sorprendidos por la ráfaga de tiros de un contingente de soldados del Ejército de Brasil.

En el suceso, falleció en el acto Rosa y quedó gravemente herido el recolector de basura, quien murió semanas después en un hospital de la capital fluminense.

En una primera versión de lo sucedido las autoridades dijeron que los militares dispararon hasta 80 veces contra el vehículo al confundirlo con un carro de delincuentes, si bien el Ministerio Público Militar sostiene que en realidad dispararon hasta 257 veces.

Un total de doce soldados fueron denunciados y responderán ante la Justicia militar -no por la civil- por homicidio calificado y omisión de socorro a los heridos.

Nueve de ellos permanecían en prisión preventiva desde abril, pero este jueves fueron puestos en libertad por el Tribunal Superior Militar, que es la máxima instancia judicial castrense.

Dos magistrados votaron a favor de imponer medidas cautelares a los investigados, pero éstas fueron rechazadas por la mayoría de los jueces que integran el pleno, según confirmaron a Efe fuentes de la corte.

Ahora, el proceso será juzgado por un juez militar de primera instancia y hasta que emita un fallo, los implicados responderán en libertad.

El crimen provocó una gran conmoción en Brasil. El presidente de Brasil, el ultraderechista Jair Bolsonaro, quien es capitán de la reserva del Ejército, lamentó entonces lo ocurrido pero afirmó que se trató de un hecho aislado que ya es investigado, y que "el Ejército no mató a nadie".

Los soldados implicados en el ataque están a disposición de la Justicia Militar debido a que una polémica ley de 2017 establece que los soldados acusados de crímenes en operaciones de orden público, aunque las víctimas sean civiles, solo pueden ser juzgados por tribunales militares.