EFEBogotá

El representante especial del secretario general de la ONU en Colombia, Carlos Ruiz Massieu, pidió este jueves a los actores armados del país que cesen las hostilidades con el objetivo de facilitar la respuesta ante la emergencia sanitaria provocada por la pandemia de la COVID-19.

"Reitero (...) el llamado a los actores en conflicto y a aquellos que generan violencia para que cesen las hostilidades con el fin de facilitar la respuesta a la emergencia sanitaria y de proteger los importantes resultados alcanzados hasta ahora en el camino de la consolidación de la paz", dijo el representante en un comunicado.

Ruiz Massieu advirtió que a pesar de la pandemia en Colombia "las comunidades han seguido siendo afectadas por el conflicto y no han cesado los asesinatos de líderes y lideresas sociales y personas en proceso de reincorporación".

El partido FARC, surgido de la desmovilización de la guerrilla, reveló el martes que 214 exguerrilleros han sido asesinados desde la firma del acuerdo de paz en 2016.

Además, según el Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (Indepaz), en lo que va de 2020 han sido asesinados en Colombia al menos 140 líderes sociales, 54 de ellos desde que inició la cuarentena obligatoria por el coronavirus el pasado 25 de marzo.

PROTEGER LA PAZ

El representante añadió que el cese de hostilidades también permitiría "proteger los importantes resultados alcanzados hasta ahora en el camino de la consolidación" del acuerdo de paz firmado por el Gobierno y las FARC en noviembre de 2016.

La declaración del representante se conoce luego de que el miércoles, tras más de tres meses de negociaciones, el Consejo de Seguridad de la ONU finalmente se unió para aprobar una resolución respaldando el llamamiento del jefe de la organización, António Guterres, a una tregua global durante la pandemia.

La resolución, aprobada por unanimidad, demanda un "cese de las hostilidades general e inmediato" en todos los conflictos que figuran en la agenda del Consejo de Seguridad y llama a las partes a facilitar una pausa humanitaria de al menos 90 días.

CESE EL FUEGO DEL ELN

Ruiz Massieu valoró el alto el fuego unilateral que declaró durante abril la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN), así como "la ausencia de operaciones militares contra ese grupo por parte de la Fuerza Pública" durante esos días.

Eso, añadió, derivó "en la reducción de la violencia en algunas zonas del país y por lo tanto en un alivio en las condiciones de muchas poblaciones afectadas por el conflicto armado".

Es por eso que hoy insistió en que hay una "oportunidad para redoblar los esfuerzos en esta dirección" y que desde la ONU apoyan la "búsqueda de alternativas concretas que permitan la reducción del sufrimiento de los más vulnerables y la protección de la vida".

A finales de abril, el ELN anunció que no extendería el alto el fuego que culminó el 30 de abril, una decisión que justificó por la supuesta actitud de un "Gobierno guerrerista, sordo a los llamados del papa Francisco y del secretario general de la ONU, y ciego ante la tragedia humanitaria que está padeciendo el pueblo colombiano".