EFERío de Janeiro

La población brasileña que se declara mulata (46,7 %) superó en 2016 por primera vez a la blanca (44,2 %) y pasó a ser la mayoritaria en un país que se identifica cada vez más como afrodescendiente (54,9 %), según un estudio divulgado hoy por el Gobierno.

De acuerdo con el Estudio Nacional de Muestras por Domicilio, un amplio sondeo realizado el año pasado en miles de residencias, el porcentaje de brasileños que se declaran mulatos saltó desde el 45,3 % de la población en 2012 hasta el 46,7 % en 2016, mientras que el de que quienes se dicen blancos bajó desde el 46,6 % en 2012 hasta el 44,2 % en 2016.

Los que se dicen negros representaban al 8,2 % de la población brasileña el año pasado, por encima del 7,4 % de hace cuatro años, según el estudio realizado por el estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadísticas (IBGE).

Sumando mulatos y negros, la población afrodescendiente saltó desde el 52,7 % de los 198,7 millones de brasileños en 2012 hasta el 54,9 % de los 205,5 millones de brasileños el año pasado, lo que confirma a Brasil como el segundo país con más afrodescendientes en el mundo después de Nigeria.

Mientras que la población brasileña aumentó un 3,4 % entre 2012 y 2016, la que se declara negra saltó en un 14,9 % en el mismo período, hasta 16,8 millones, y la que se dice mulata en un 6,6 % (95,9 millones). La población que se dice blanca cayó un 1,8 % (90,9 millones).

Pero los porcentajes varían por regiones. Mientras que en el rico e industrializado sureste el 52,2 % de la población se dice blanca y el 37,6 % mulata, en el empobrecido noreste el 64,7 % se declaró mulata y el 19,5 % blanca.

Según la coordinadora del estudio, Maria Lúcia Vieira, el aumento de la población afrodescendiente se explica tanto por el aumento de la fecundidad entre mulatos y negros como por el crecimiento del número de personas que reconocen ser mulatas o negras y dejan de declararse como blancas.

El estudio no detectó variaciones en cuanto al género de la población brasileña, ya que el 51,5 % continúa siendo femenina en 2016 y el 48,5 % masculina.

Pero entre los menores de 20 años la población masculina supera a la femenina. "Nacen más niños que niñas en Brasil pero, a partir de los 20 años, esa situación comienza a invertirse. Los hombres están más expuestos a los riesgos de la muerte, bien sea por la violencia, por los accidentes de tránsito y hasta por la salud", según la coordinadora del estudio.

Pero el sondeo sí confirmó el envejecimiento de la población, ya que el porcentaje de los que tiene más de 60 años subió desde el 12,8 % en 2012 hasta el 14,4 % en 2016, mientras que los menores de 10 años ahora equivalen al 12,9 % frente al 14,1 % hace cuatro años.

"Registramos un estrechamiento de lo que llamamos pirámide por edad: nacen menos niños en el país y, con la mejoría en la calidad de vida, la población envejece cada vez más", explicó Vieira.

El estudio mostró igualmente que Brasil tenía 69,2 millones de residencias en 2016, de las que un 86 % eran casas y un 13,7 % apartamentos.

De las residencias, un 68,2 % eran propias y ya habían sido totalmente pagadas, un 5,9 % eran propias pero el propietario aún las pagaba, un 17,5 % eran alquiladas y un 8,2 % cedidas.

El 97,2 % de los domicilios de Brasil contaba con servicio de acueducto en 2016, un 99,8 % con servicios de energía eléctrica y un 92,3 % con telefonía fija o móvil pero sólo un 65,9 % tenía alcantarillado.