EFEBuenos Aires

La provincia de Buenos Aires, principal foco de circulación del coronavirus SARS-CoV-2 junto a la capital, considera retroceder de fase de cuarentena, según detalló este lunes el viceministro de Salud provincial, Nicolás Kreplak, ante el aumento de casos, que se concentran en los barrios vulnerables.

"Hay que frenar, hay que ir a lo esencial, a que se mueva la población esencial nada más y que el resto se quede en sus casas", afirmó Kreplak en radio El Destape sobre una medida que se aplicaría principalmente en el área metropolitana de la ciudad de Buenos Aires, una de las zonas más populosas del país.

Preocupa especialmente la situación en los barrios populares, las conocidas como villas miseria, tras una semana en la que uno de estos asentamientos, Villa Azul, permaneció aislado ante un brote de casos para evitar que se expanda el virus a las poblaciones vecinas, un objetivo que según el viceministro "se logró parcialmente".

"Se logró parcialmente porque ya había casos, ya había contagiados, pero son muchísimos menos y la densidad de los casos es significativamente menor", detalló sobre la situación en Villa Itatí, asentamiento colindante con Azul, donde viven unas 40.000 personas y donde las autoridades intensificaron su operativo de diagnóstico, aunque por ahora descartan el aislamiento.

"La cantidad de contagios no amerita interpretar a todos como contactos estrechos y que todos tengan que aislarse", agregó Kreplak.

PERMISO DE CIRCULACIÓN Y MÁS CONTROLES EN LOS ACCESOS

Hoy es el primer día laborable desde que entró en vigencia este fin de semana el nuevo permiso de circulación, que deben portar todos los que se desplacen, incluidos los trabajadores de servicios esenciales, que hasta ahora estaban exentos de tramitar el permiso.

Asimismo los controles en las carreteras se intensificaron en los últimos días, sobretodo en los puntos de que comunican la ciudad de Buenos Aires con la provincia y en las estaciones de tren.

El titular de Salud de la provincia, Daniel Gollán, se refirió ayer a la necesidad de mantener la cuarentena para evitar que la pandemia alcance los niveles vistos en países como Brasil, España e Italia.

"Si se levanta la cuarentena, en quince o veinte días empezamos a ver las imágenes de Nueva York (Estados Unidos), Manaos (Brasil), Italia y España, con cadáveres apilándose en cámaras frigoríficas, en las calles o en los geriátricos", subrayó en declaraciones a Radio 10.

VIRUS FOCALIZADO

Según los últimos datos proporcionados por el Ministerio de Salud en su parte matutino de este lunes, en el último día se detectaron 637 casos en todo el país, de los que el 96 % (612 casos) se concentraron entre la ciudad de Buenos Aires (56 %) y la provincia bonarense (40 %).

En el último día, 13 de las 24 provincias del país no reportaron ningún caso, mientras que Formosa y Catamarca, ambas en el norte del país, son las únicas dos provincias que hasta la fecha no detectaron ningún positivo.

El total de contagiados en el país asciende a 16.851 desde la llegada de la pandemia, de los cuales el 75 % se ubican en la capital y la provincia homónima.

De los 16.851 casos detectados, el 6,5 % son personas que realizaron un viaje al exterior, el 43 % contactos estrechos con casos importados y el 35,3 % corresponden a transmisión comunitaria, mientras que el resto de casos se encuentra en investigación epidemiológica.

El 51 % de los casos corresponde a hombres y el 49 % a mujeres, mientras que la edad mediana de los contagiados es de 36 años.

La tercera provincia con más casos, aunque lejos de las dos primeras, es Chaco, en el norte del país, donde hasta la fecha se reportaron 896 positivos.

En Chaco falleció ayer por COVID-19 una adolescente de 14 años, la víctimas más joven del país, que según el Ministerio de Salud provincial presentaba una "enfermedad de base".

Hasta el momento, la cantidad de personas fallecidas en todo el país por COVID-19 es 541.